20150106_144341
Hace algunos años decidí tener una tarjeta de crédito, que casi nunca la utilizo, pero causa indignación que una deuda de S/. 7.00 soles se convierte en S/.216.00 en menos de dos meses, según el banco por pagos de membresía y demás intereses.

Resulta que cuando olvidé pagar el recibo de mi cuantiosa deuda de S/. 7.00 y del cual fui a cancelar la deuda total que incluía el costo por incumplimiento de pago e intereses, creí ingenuamente que mi estado financiero estaba en cero.

La sorpresa fue que al siguiente mes mi deuda era de S/. 159.00, la explicación que me dieron; pagos de “membresía”, incumplimiento de pago, deuda de un seguro, más intereses que según el banco suscribí al momento de firmar el contrato.

Presenté formalmente una queja del cual me dijeron que se anularía todos los cobros e intereses, pero al siguiente mes no procedió el reclamo y la deuda ya era de S/.216.00. Fue entonces que decidí cancelar definitivamente la tarjeta, pero una amable voz del banco me sugirió no cancelarla, pues daría solución a mi problema.

Y como por arte de magia la deuda se redujo de S/. 216.00 a S/. 74.00. ¿Cuántos que poseen una tarjeta se dan tiempo para presentar un reclamo? Perdí 20 minutos por teléfono, pero muchos pierden mucho más que su tiempo.

Domingo, 25 de enero de 2015