Blog personal de Rober Villalva

Autor: rober (Página 2 de 38)

Te odio, pero te quiero

A nadie le gusta observar una pelea entre dos o más personas, claro que a menos que los fines sean eminentemente deportivos como en el caso del box. Los seres humanos actuamos por instinto y nos alejamos frente a cualquier estímulo externo que denote algún tipo de violencia. ¿Qué sucede en la política peruana? La ciudadanía desaprueba altamente al gobierno y a los parlamentarios entre otras cosas por los constantes ataques con frases de acrimonia que suelen disparar.

Hace unos días, se publicó la última encuesta del Ipsos sobre aprobación y desaprobación presidencial. El resultado fue que el presidente Pedro Castillo tiene una desaprobación a nivel nacional del 69%. Con ese resultado el mandatario peruano incrementa en cada medición su nivel de rechazo donde pasó de 60% en enero a 69% en febrero. 

Al analizar una encuesta de opinión pública, sea en la etapa electoral o de gobierno, se requiere ver la película completa y no tanto detenerse en la medición de la foto de momento. Y, por consiguiente, es muy importante analizar la línea de tendencia sobre el comportamiento del electorado.

Para el caso del gobierno de Pedro Castillo, según la encuestadora Ipsos, tiene una marcada tendencia negativa a ritmo del 8% mensual de caída en cada proyección. Es decir, si se continúa en esa línea de tendencia para el mes de mayo se superaría el 93% en desaprobación donde nueve de cada diez peruanos rechazarían la gestión de Perú Libre.

Por otro lado, las cosas en el Congreso tampoco van bien porque solo la presidenta del parlamento, María del Carmen Alva, tiene el 62% en desaprobación. Incluso, según la propia encuestadora de Ipsos, el 74% de los encuestados es mejor que deberían irse todos.

¿Existe una tregua política entre el gobierno y el parlamento? Es posible o quizás solo un intento para mantener una relativa calma política en medio de tanto ataque desde ambos bandos. Sin embargo, “la mujer del César no solo debe serlo, sino parecerlo”. Los políticos a veces tratan de subestimar a la ciudadanía, cuando el elector de estos tiempos tiene más sentido común que ellos y rechaza su hipocresía. No solamente es necesario dar muestras de consenso político, se requiere acciones concretas antes de percibirse como un tema de te odio, pero te quiero para que no nos vaquen a todos.    

Domingo, 20 de febrero del 2022
Diario Correo – Huancayo

Con o sin sombrero para gobernar

Nuestro país tiene una enorme precariedad a nivel de instituciones públicas que cada cierto tiempo es conducida a sumergirnos en el caos social. Las dictaduras militares, luego fue el terrorismo con Sendero Luminoso y el MRTA que destrozaron la poca o nula institucionalidad que teníamos.

El sociólogo alemán Max Weber afirmaba que la clave para ejercer el poder, en la sociedad moderna, era la organización de la burocracia. Y, claro que tenía mucha razón tanto que los políticos se trazaron como objetivo principal conquistar la burocracia para convertirla en un campo de batalla o en una trinchera de guerra.    

¿Cuál fue el problema a la hora de conseguir el poder? El detalle es que, en la sociedad peruana, los políticos le dan poca o nula importancia a los cuadros técnicos o políticos que deberían acompañarlos a la hora de gobernar.    

El caos de gobernabilidad que atravesamos proviene desde hace muchas décadas atrás. Nuestra agonía social no es un reciente descubrimiento de la derecha peruana que responsabiliza a Pedro Castillo como su descubridor. Los peruanos nunca vivimos en un paraíso de gobernabilidad política, lo que sucede es que cada vez tocamos el fondo y nos sumergimos en medio de una crisis crónica.     

El gobierno del presidente Pedro Castillo acaba de juramentar al cuarto Gabinete Ministerial. ¿Cuántos Vice Ministros, directores ejecutivos y funcionarios públicos una vez más serán removidos? ¿Cuánta inestabilidad política, económica y social genera la actual crisis política? ¿Dónde quedará la promesa de no más pobres en un país rico?

El presidente Castillo demuestra que no tiene equipo técnico para organizar una ruta de gobierno. Y, por los ministros que juramenta tampoco demuestra tener cuadros políticos. Entonces, ¿cómo podría retener el poder político? La respuesta es que con o sin sombrero continuará gobernando igual.

Domingo, 13 de febrero del 2022
Diario Correo – Huancayo

La hora cero de Pedro Castillo

No cabe duda, que, en el Perú, puede resultar fácil ganar un proceso electoral, muy difícil retener el poder político y es probable que al no llegar a consensos mínimos con otros sectores políticos será sencillo perder el gobierno.

Los peruanos vamos camino a una sociedad cada vez más horizontal. Los partidos políticos ya no canalizan demandas sociales como lo hicieron hace muchos años. Los ciudadanos en la actualidad tienen una forma directa de interpretar la política y lo que hacen sus gobernantes.

El expremier Héctor Valer culpó de su desgracia política a la prensa y los acusó de provocar una emboscada desde el sistema de medios de comunicación. Previamente, el vocero parlamentario de Perú Libre, Waldemar Cerrón tildó al periodista Fernando del Rincón de CNN como presunto sicario político. ¡Nada de eso sucedió!

La comunicación es inherente al ser humano. La comunicación política es inherente a todo acto político que realizan nuestros gobernantes. Sin embargo, para algunos políticos resulta fácil culpar de sus errores a los periodistas, pero lo concreto es que son sus propios comportamientos personales que tienen voz propia y pueden gritar con más fuerza.

Los problemas de gobernabilidad que tiene el presidente Pedro Castillo son parecidos con lo que ocurrió con Pedro Pablo Kuczynski. Ambos gobernantes no tuvieron amplio respaldo en primera vuelta, tampoco tuvieron mayoría parlamentaria con lo cual ya suponía que tendrían problemas de gobernabilidad. Y, finalmente sucedió la caída de PPK. ¡Es muy probable que suceda lo mismo con Pedro Castillo en las próximas semanas o meses!

El gobierno del presidente Castillo se desmorona, tiene más del 60% en desaprobación con lo que se aproxima a la hora cero de su mandato. ¿Qué medidas podría hacer? Por lo pronto, designar un Gabinete Ministerial que esté a la altura de las circunstancias y que goce de propio peso político para compensar el déficit de liderazgo que no tiene el maestro de Chota. 

Domingo, 6 de febrero del 2022
Diario Correo – Huancayo

“No fui entrenado para ser presidente”

Es muy posible que a sugerencia de asesores del presidente Pedro Castillo, después de un prolongado silencio presidencial, se permitió realizar entrevistas con medios de comunicación. El mandatario peruano tuvo tres entrevistas de prensa; las dos primeras presentaciones de prensa fueron relativamente cómodas, en términos mediáticos. La tercera aparición ante CNÑ desnudó debilidades sobre manejo de escena política y comunicacional.

Es cierto que los políticos más preparados no llegan a gobernar. Tampoco logran su objetivo los más inteligentes o los que tienen más dinero. Ganar un proceso electoral implica la conjunción de diferentes variables y la preparación personal del candidato es una de ellas. Incluso, a veces son los políticos más bribones quienes logran gobernar.

Sin embargo, una vez que los políticos ya se encuentran en el cargo sucede como en la lógica comercial donde un producto o servicio si es de mala calidad y llega a tener exposición comunicacional a gran escala es lo más probable que más consumidores se informen que están frente a un mal producto y que no deberían consumirlo.

Es más, creo que si un producto o servicio es de mala calidad no habrá publicidad que cambie la percepción de los consumidores. Fue un error estratégico a nivel político y comunicacional exponer al presidente ante una cadena de noticias internacional. Los medios de comunicación, en la actualidad, tienen marcada influencia en la opinión pública, por lo que, el daño producido a la imagen presidencial tendrá efectos en los próximos sondeos de opinión.

El presidente Pedro Castillo repitió en las tres entrevistas, que no fue entrenado para ser presidente. Es decir, solo con esas declaraciones terminará por convencer a los peruanos que en realidad no está preparado y que debería dejar el cargo. ¡Si se quiere saber si un político tiene o no estrategia, solo es necesario leer sus declaraciones!

Domingo, 30 de enero del 2022
Diario Correo – Huancayo

Una cosa es con guitarra y otra con cajón

La última publicación de encuesta sobre aprobación presidencial (El Comercio – Ipsos del 17-01-2022) da cuenta que el respaldo al presidente Pedro Castillo se desmorona en cada medición. Es decir, en agosto del 2021, respaldaban la gestión del maestro Chotano un 38%, mientras que, en enero del 2022, el entusiasmo descendió a un 33%.

Sin embargo, entre los niveles de aprobación y desaprobación para cualquier gobernante es más importante observar la tendencia de los “negativos” o rechazo que tiene un político. De las cifras, de la reciente encuesta de Ipsos, se observa que, en agosto del 2021, un 45% desaprobaba la gestión y después de seis meses, en enero del 2022, se llegó a tener el 60% en desaprobación a nivel nacional.

Entonces, el presidente Pedro Castillo tiene más rechazo (-60%) que aceptación (33%) en lo que va de su mandato. Con este resultado sobre percepción en la opinión pública, en términos de estructura o consistencia de imagen, las cosas no parecen muy bien que incluso con tan solo un escándalo político se podría tocar fondo. ¿Los peruanos se acostumbrarían a tener un presidente impopular?  

No obstante, según declaraciones del propio mandatario (Hildebrandt 21-01-2022) no le preocupan las encuestas porque afirma que en lugares que él visita pregunta a la gente si llegaron a encuestarlos y la respuesta es que no. Los gobernantes modernos investigan permanentemente la realidad, utilizan el método científico para luego comunicarse directamente con la población y luego vuelven a repetir la metodología.

La comunicación de gobierno es un proceso sin fin entre investigación y comunicación. El presidente Castillo también declaró que no lee periódicos y tampoco se informa por televisión con lo que demuestra que está un poco alejado de la realidad. También afirmó que es fácil ser candidato y llegar a ser presidente, pero es muy difícil gobernar. ¡Una cosa es con guitarra y otra con cajón!

Domingo, 23 de enero del 2022
Diario Correo – Huancayo

No se arriesgue, no ingrese a política

Por la semana que pasó, es inevitable hablar del caso de la sentencia impuesta al periodista Cristhian Acosta, autor del libro “Plata como cancha”. El libro que tal parece ya se convertirá un “bestseller” por el incremento en su número de ventas recrea los entretelones de la vida pública de César Acuña el fundador del partido político Alianza para el Progreso.

El politólogo argentino, Mario Riorda, dijo alguna vez: «No sé si en Perú es muy buena la justicia o extremadamente mala la política». Esta declaración realizó refiriéndose al momento peruano sobre las múltiples acusaciones de corrupción del caso Odebrecht y que terminó por implicar a números políticos, periodistas y empresarios de construcción.  

El sistema de justicia, en Perú, siempre buscó protagonismo en la opinión pública por lo controversial que resultaron sus fallos. Empero, en todo sistema de justicia siempre o es inevitable algún tipo de injerencia política, lo fue con Haya de la Torre en su encierro en la embajada de Colombia por más de cinco años y que incluso ese fallo tuvo que revisarse en cortes internacionales.

En este nuevo episodio político-judicial que recrea el fastidio de un político porque no le gusta lo que se publicó sobre su vida en el libro plata como cancha. Al respecto, todo ciudadano que anhela o desea participar en política debe tener muy claro que desde el momento en que decidió ingresar a ese tenebroso terreno (más en el caso peruano) su vida tendrá un cambio radical.

La vida de los políticos ya no pertenecerá a la esfera privada de su entorno porque al ocupar un cargo público tendrán una exposición (generalmente mediática) veinte cuatro horas al día y los trecientos sesenta y cinco días al año. Si a pesar de todo lo expuesto que tendrá su vida y deciden ingresar a la política, pues en ese caso háganlo. Sin embargo, si no les gusta la idea de que algún periodista o cualquier ciudadano ventile en público algún incidente de su vida pasada, pues en ese caso no se arriesgue y no ingrese a donde no le llamaron.

Domingo, 16 de enero de 2022
Diario Correo – Huancayo 

¿Para qué sirve la política?

Hace unos días, un amigo personal que decidió incursionar en política se comunicó conmigo para pedirme algunos alcances sobre su posible postulación a un cargo púbico como alcalde. Luego de una respuesta inquietante le pregunté sobre el porqué de su real interés por ingresar a la política. ¿Para qué le puede servir la política? ¡Nunca pudo responder con claridad!

La mayor cantidad de ciudadanos que deciden ingresar a política, en el caso peruano, no tienen claro el terreno pantanoso que recorrerán. Es más, muchos de los políticos ingresan para solucionar sus problemas económicos. Aunque esa aventura suele ser peligrosa porque en muchos casos los conduce a la prisión.

Tener una carrera política o ingresar a ella es muy difícil poque prácticamente es un trabajo a tiempo completo donde según los resultados la población sabrá simpatizar o no. Pareciera que la población consume a los políticos, como una suerte de producto comestible y, que una vez saciado el apetito desecha la envoltura y jamás vuelve a reutilizarlos. ¡Claro que hay excepciones! ¡Nada está escrito en piedra!

En estos tiempos, donde los políticos se perciben como altamente desprestigiados parece que con tan solo pensar en ingresar a algún tipo de actividad política es como atreverse a cruzar la delgada línea entre el bien y el mal, entre la de decencia y la indecencia, entre el egoísmo y la voluntad de servir al prójimo. Al ostentar el poder, los políticos se transforman, abandonan sus ideales y promesas de campaña. La realidad golpea sus mejillas ya después que abandonan el cargo y ya no hay presencia de ayayeros. ¡Quizás el poder ciego a los hombres cuando Dios los quiere perder!

Todo lo bueno que prometió la política se desvanece en cada proceso electoral. Las promesas se volvieron mentiras, la honradez se convirtió en latrocinios disfrazados de trámite burocrático para guardar apariencias legales. Finalmente, ¿para qué sirve la política? Para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. No para que se convierta en solución económica de los políticos.

Domingo, 9 de enero del 2022
Diario Correo – Huancayo

Momento para retirarse de la política

El presidente, Pedro Castillo, pudo sortear embates políticos desde que juró al cargo desde julio a diciembre del 2021. Tiene al frente un bloque de oposición política dispuesta a no pasar por alto ningún error. También tiene al sistema de medios de comunicación con su  propia agenda. Nos guste o no, al amparo de la libertad de expresión y vivir en democracia se convierte en una condición. Pero sobre todo tiene que cumplir con la expectativa de la población que confió en él o tendrá que tener las maletas listas para retirarse.

En tanto, la economía peruana todavía se mantiene en incertidumbre internacional y desde luego impacta en la vida diaria. El gobierno está obligado a generar un clima de estabilidad económica para atraer inversiones ya que la mayor fuente de empleo en el Perú es el sector privado. La grande y pequeña inversión no llegará cuando existe incertidumbre política.

Por otro lado, este año se llevará a cabo el proceso electoral para elegir a alcaldes y gobernadores. Será una compaña complicada porque de izquierdas a derechas la desconfianza ciudadana es cada vez mayor.

Actualmente, hay varios gobernadores regionales, exalcaldes y acaldes en prisión o con procesos judiciales. En la región Junín, tres anteriores gobernadores (Vladimiro Huaroc, Vladimir Cerrón y  Ángel Unchupaico) tienen procesos penales. Incluso, el actual Gobernador Regional, Fernando Orihuela tiene procesos abiertos con la justicia.

Sin embargo, tenemos a una ciudadanía que desconfía de los políticos. Y, la insensatez de algunos políticos acusados de corrupción por volver a postular a un cargo público. Olvidan que hay momentos en la vida política que es mejor retirarse. La ciudadana espera de los políticos cierta dosis de desprendimiento personal para retirarse de la actividad política, y no ver una suerte de mercado persa donde todo se compra y se vende al mejor postor.

Domingo, 2 de enero del 2022
Diario Correo – Huancayo

Tiempo de reflexión política

El 25 de diciembre, se festeja la navidad en casi todo el mundo porque es una fecha de unión familiar donde las muestras de gratitud y ternura se hacen más visibles con las personas que amamos. Los seres humanos necesitamos querer a alguien y amar a los que nos aman.

La vida no es fácil, nunca lo fue. Pero cualquier pesar es mucho más llevadero cuando aprendemos a dar y recibir amor. El odio, que también es una forma de expresión emocional ciega a los hombres cuando Dios los quiere perder. El odio envejece, el odio corroe nuestro sentido de supervivencia humana. El amor es todo lo contrario.

Los hombres somos seres políticos por naturaleza. Si se siembra odio en la política, que no se espere cosechar algún futo de amor. La política impacta en nuestra vida diaria y es por eso que los políticos, en momentos como los festejos de navidad y fin de año, deberían tomarse una pausa en su trabajo para reflexionar sobre la actitud que deciden tomar en el pantanoso terreno que es la política, pero hasta en el pantano más tenebroso existe una flor.

Es cierto que las decisiones que toman los políticos son muy difíciles de concretar. Muchas de esas determinaciones tienen diferentes motivaciones (ideológico, económico e incluso corrupción), pero tienen un impacto directo en la vida de las personas; Es en esa dimensión emocional es donde los políticos deberían buscar equilibrio en sus decisiones para tener el propósito común de elevar la calidad de vida de las personas para construir confianza ciudadana.

Después de los festejos de fin de año, seguramente la política con los políticos volverá a su cauce habitual. El encono y la diatriba de uno y otro bando volverá a las salas de redacción de los medios de comunicación. Y la verdad, sin tolerancia y poca convivencia pacífica imposibilita la construcción de consensos políticos mínimos que permitan pensar en un Perú diferente con menos odio y más amor fraternal.

Domingo, 26 de diciembre del 2021
Diario Correo – Huancayo

Concertación política para gobernar

El presidente, Pedro Castillo, acaba de reunirse con exministros de economía (Alonso Segura, Luis Miguel Castilla, Claudia Cooper y Waldo Mendoza) para intercambiar ideas sobre economía. Es muy importante destacar que en la agenda presidencial existan prioridades en temas como el incremento del costo de vida de los peruanos. Al final, es lo que mas le preocupa a la gente en lugar de ver pelear a los políticos.

Por el lado del Poder Legislativo, acaba de ser rechazada la moción de censura en contra de la titular del parlamento, María del Carmen Alva. Con el amplio respaldo recibido incluso con parte de la bancada de Perú Libre y otras fuerzas políticas parece inminente un cambio total del Gabinete Ministerial. La novedad podría ser que en esa nueva conformación ministerial se prescinda del apoyo de sectores de izquierda como del Frente Amplio (Marco Arana) y Juntos por el Perú (Verónika Mendoza).

Mientras tanto, el presidente Castillo tiene poco tiempo (días o semanas) para presentar una nueva fórmula de concertación política que le permita dar señales de que realmente quiere mejorar la vida de los peruanos. De no hacerlo, la impaciencia e incertidumbre se apoderará con más fuerza desde la calle y quedaría la chispa para un próximo pedido de vacancia.

Es cierto que una nueva conformación ministerial alejaría a sus aliados momentáneos (JP y FA), pero al margen de izquierdas y derechas la ciudadanía exige resultados pragmáticos sobre el manejo de la economía, educación y salud. Hasta el momento, el presidente Castillo tiene una alta desaprobación (-60%) al igual que su Gabinete Ministerial. Las decisiones políticas deben de tomarse en evaluación del costo y beneficio no solo para los pobres, sino también para los ricos. ¡La concertación política debería ser un objetivo realista de gobernabilidad! 

Domingo, 19 de diciembre del 2021
Diario Correo – Huancayo

  

« Entradas anteriores Entradas siguientes »