foto_04
La diferencia que existe entre una publicidad comercial y otra política, es que en el primer caso es de tipo aspiracional y el otro es representativo. Ello implica, que para el caso político, el ciudadano quiere estar representado por alguien que se parezca a él, quiere verse en la foto.

En su momento, el candidato Unchupaico, hoy presidente regional de Junín, esbozo su campaña electoral ya desde cuando fue alcalde (dos veces alcalde del distrito de El Tambo) en base a un estilo popular; con sombrero y chaleco huanca, sin discurso ideológico, mucho menos programático a nivel gubernamental, un sector de la población le dio su confianza.

Acuña, un señor que resume la política económica como el tener “plata como cancha”. ÉL, utiliza la imagen de su universidad, pues pretende conectarse con el electorado a través del sector educativo, especialmente para un elector que ve en la educación el anhelo de cambio y superación, y si es “bueno, bonito y barato” en buena hora.

Tanto Unchupaico como Acuña, aparecen en la escena política con un discurso “no político”. Ya con su estilo, el exministro, Daniel Urresti también evidenció lo que un sector de la población espera ver y oír. Pero cuidado, si la población percibe como algo positivo, el hecho de que para llegar a tener poder político, solo basta tener un estilo populista, asistencialista, tener dinero de donde sea y conseguir popularidad a cualquier costo. Más aun, donde la formación política, la preparación intelectual no sirve para nada, entonces, creo que podríamos tener un quiebre institucional dentro de algunos años.

Domingo, 15 de noviembre de 2015