MURO-peru-1

Según los últimos reportes del INEI, los índices de reducción de pobreza traen algunos datos que valen la pena analizarlos y lo que podría resultar más productivo, es que los políticos y gobernantes de turno, comprendan el sentido de focalización de sus políticas sociales para que resulten más eficaces y puedan contribuir a la reducción de brecha entre pobres y ricos.

De los datos. El 10% de los peruanos que más gana mensualmente es equivalente a 18 veces mayor de lo que percibe el 10% de los peruanos que menos ganan. Esto significa, que en promedio los más ricos perciben S/. 2,939 mensuales, mientras que los más pobres llegan solo a S/. 155.00. Además, se resalta que al menos el 60% de la población gana menos del sueldo mínimo vital. Del total de peruanos pobres el 51.03% vive en ciudades y el 80% de pobres extremos se encuentran en el campo.

¿Cuándo se hecho al olvido la justicia social? Al parecer, para no pocos intereses económicos, los grandes antagonismos entre comunismo y capitalismo se terminaron con la caída del muro de Berlín (1989). El primero intentaba dominar el mundo para cambiar el modelo económico para que el hombre sea feliz. El segundo, no desaprovechaba oportunidad para descalificar la promesa comunista acusándola de falaz, y que el precio era la libertad. ¿Cuba y Venezuela, nos dicen algo?

Si no se reduce la brecha entre los que más y menos ganan, se puede dar argumento para que las contradicciones sociales se agudicen. Por ello, no debería extrañar que el electorado viene buscando el cambio al rumbo de sus vidas en cada proceso electoral (local, regional o nacional). Estamos advertidos.

Domingo, 08 de mayo de 2016