Una ventaja diferencial que tiene Vladimir Cerrón, sobre otros líderes políticos, es que él pudo construir un partido político de proyección nacional con su propio ideario ideológico. Y tal parece que, con sus últimas apariciones de prensa, la estrategia política y de comunicación es mostrarse en vitrina mediática para hacer llegar su voz de manera directa a aquellos ciudadanos que solamente lo conocían por sus comentarios en tuiter.

Vladimir Cerrón está convencido que la población, especialmente los que votaron por Perú Libre en primera vuelta (18%), deberían escuchar con claridad su discurso con pólvora de izquierda para mantener su caudal electoral y así garantizar la continuidad política de su partido ante un eventual adelanto de elecciones. La prueba de fuego para cualquier organización política es la resistencia en el tiempo.

Mientras tanto, el gobierno de Pedro Castillo naufraga en medio del 76% en desaprobación. Tal es la percepción de desgobierno que parece que ya no les importa que en cada sondeo de opinión cada vez más peruanos desconfíen del gobierno. Y, por lo que se lee en declaraciones de prensa, el gobierno central no tiene motivación política para enmendar errores. ¡Quizás ya solo esperan el desenlace final!   

Sin embargo, porqué el discurso con pólvora de izquierda de Vladimir Cerrón provoca nerviosismo en la oposición política que, en su laberinto psicológico apelan al insulto y a la diatriba. ¡Atacar políticamente no es insultar! Con actitud beligerante como impedir que Cerrón participe en un fórum o comente la presentación de un libro conseguirán un efecto contrario en la población, porque tratará de victimizarse y apelará al mito del culto a la personalidad.

Los electores que votaron por Pedro Castillo en primera y segunda vuelta no son un invento fantasmal de oscuros intereses. Es algo real. Mientras exista descontento o resentimiento social existirá aventuras ideológicas como el que representa Perú Libre con Cerrón. ¡Lo que mueve al mundo moderno es la lucha de ideas, no la violencia!  

Domingo, 1 de abril del 2022
Diario Correo – Huancayo