Acaso no podemos imaginar que nuestros hijos tengan que estudiar en casa con programas en línea (internet) que utilizan vídeos educativos y quizás solo asistan a la escuela para compartir y hacer las tareas guiados por el profesor. Pues sí, la educación al revés ya es un modelo educativo que se está aplicando en Estados Unidos, donde los jóvenes hacen en su casa lo que ahora hacen en la escuela y en la escuela lo que hacen en casa.

Algunos alumnos vuelven a ver las clases del curso grabadas en vídeo, luego van al aula para plantear dudas y completar sus tareas. Plantear mejoras en la política educativa es impostergable para el gobierno regional y de ahí mejorar indicadores de comprensión lectora y razonamiento matemático de nuestros escolares (el Perú se ubica en el último lugar de 65 países, según el test de PISA). Estamos en el primer año de gestión regional, es el momento para cambios, luego será solo un anhelo.

¿Más inversión en infraestructura educativa (construcción de aulas) garantizará resultados?, creo que mejor deberíamos trabajar por cambiar el modelo educativo tradicional, con enfoque altamente científico, sin ensayos populistas. Si anhelamos logros educativos como el de Moquegua, como así manifestó el ex candidato regional, Walter Angulo y hoy director regional de educación, hay mucho por trabajar.

Está demostrado que los países que más invierten de manera estructural en educación, son los que más logros en desarrollo tecnológico e incluso mayor desarrollo social y calidad de vida obtienen.

Domingo, 05 de julio de 2015
Diario Correo