Resultado de imagen para izquierda en huancayo

Pareciera que la crisis política que sucumbe a la dictadura de Nicolás Maduro divide a diferentes sectores de la sociedad mundial. El gobernador regional de Junín, Vladimir Cerrón, dio muestras de respaldo al dictador de Venezuela (que no es de sorprender), actitud que es criticable y hasta repudiable.

Sin embargo, no debemos ser ilusos, el gobernador tiene su propia agenda que implica la construcción política e ideológica de su movimiento con proyección nacional. Tiene todo el derecho para organizarse con la gente que le sigue por algún propósito. Los tiempos cambiaron. Las pasiones ideológicas de las revoluciones comunistas de la lucha de clases, quedó en el pasado.

Los derramamientos de sangre son cosa del pasado, por eso se creó la ONU (1945) luego de la Segunda Guerra Mundial para mantener o imponer la paz mundial. La izquierda oportunista pretende que la gente aplauda y olvidé que muchos de ellos callaron cuando Sendereo Luminoso asesinaba a campesinos y a muchos de ellos. ¿Tenemos que creerles ahora?

La democracia, quizás no es perfecta pero es perfectible. Pero de ahí a considerar que Nicolás Maduro representa inspiración democrática de su pueblo, es una hipocresía política. Que por la libre determinación de los pueblos se debe respaldar las atrocidades que realiza en nombre del pueblo y la lucha de clases es un mal mensaje para el mundo. ¿Qué esperan?, acaso pretenden que suceda un genocidio de grandes dimensiones en Venezuela para recién mostrar arrepentimiento.

Domingo, 27 de enero de 2019
Diario Correo – Huancayo