El presidente, Martín Vizcarra realizó recientemente declaraciones en el sentido de que los peruanos deberían elegir a los mejores. Ello, en alusión las próximas elecciones generales para elegir a nuevos representantes al parlamento. ¿Lucía de La Cruz, Mariela Sanetti, Robert Muños, Percy Olivares en caso de ser elegidos serán los mejores?

Lo que es mejor para algunos, no necesariamente es lo mismo para otros. ¿Por qué? Porque son nuestras percepciones lo que las define. En política como en otras disciplinas donde la complejidad del ser humano interactúa, es nuestra percepción que inclina el lado de la balanza, pero pocas veces es lo racional.

Quizás por exigir una valoración emocional entre lo bueno y lo malo; o entre me gusta y no me gusta, escalamos a una montaña sin fin. A un péndulo vicioso de insatisfacción. Deberíamos aprender a comprender y aceptar a los seres humanos tal como los contextos socio cultural y político así lo presentan y representan.

Desterremos de nuestras vidas que la violencia sea la partera de la revolución. No puede ser posible que el bloqueo de carreteras, la protesta con saqueo en las calles o la toma de locales sea la vía más rápida para conseguir propósitos políticos. Si queremos vivir en un mundo más civilizado, creo que la política y los objetivos políticos deberían lograrse a partir de la construcción de consensos, escuchando al otro y no imponiendo. Entre los que ganaron y perdieron una elección.

Domingo, 17 de noviembre de 2019