La conspiración política forma parte de la agenda de los políticos. También ocurre en el mundo empresarial. Siempre fue así. La diferencia es que en la actualidad se hace público las conversaciones gracias a la tecnología. Sin embargo, el impacto de lo difundido pasa como un huracán en redes sociales, pero como toda noticia pierde su interés después unos días.

No por algo, recientemente, casi anticipándose al paso del huracán mediático en redes sociales, el presidente del Consejo de Ministros, Guido Bellido, instó a sus militantes a crearse una cuenta de twitter para defender al gobierno. En tanto, el último viernes, el portal de noticias “Epicentro” publicó chats de whatsApp donde se evidencia que el Premier y Vladimir Cerrón colocan la agenda política en su bancada parlamentaria.

¿Cuál es el juego político? Distraer a la oposición. La estrategia responde a un triangulo mediático, donde el presidente Pedro Castillo aparece en la cima, debajo de él se ubica el Premier que juega en pared con Vladimir Cerrón. Y, la artillería utilizada es la cuenta de twitter.

Es una estrategia ya conocida en norteamérica, consiste en que el presidente se mantiene como observador de la batalla de sus alfiles políticos. Luego que la oposición pisa el palito, y como a la población no le gusta las peleas, el presidente aparece para calmar las aguas. El objetivo es beneficiar la popularidad del mandatario. La estrategia podría resultar favorable, pero la realidad orienta la percepción de la población. La economía atraviesa por difíciles momentos. El precio del dólar continúa en subida y no parece detenerse. Si no hay cambio de rumbo, dentro de poco se evaluará escombros políticos. ¿Funcionará tal estrategia?

Domingo, 3 de octubre del 2021
Diario Correo – Huancayo