Se fue para el olvido el 2020. El miedo y la esperanza fueron algunas de las características que dominaron nuestras emociones durante la mayor parte del año que pasó. Como el devenir de la vida, muchas cosas cambiaron para no volver jamás. ¿Qué lecciones aprendimos?

Si para muchos sectores  empresariales las cosas no resultaron como lo planeado, para otros sectores que utilizaron las potencialidades del internet tuvieron el pico más alto de sus ganancias. Uno de ellos fue Amazon.

Todavía las empresas continúan reinventando su forma de atender a sus clientes. Y los usuarios poco a poco comprenden la necesidad del distanciamiento social. Aún muchas empresas se resisten al cambio y la ley de la selección natural de la vida empresarial las hará desaparecer. Probablemente, miles y millones de empleos se habrán perdido. Pero también otros millones de empleos aparecieron de la mano del delivery y el internet.

Esperamos que así como está cambiando la manera de hacer negocios, también  debería impactar, para bien, en la forma de hacer política y sobre todo en los políticos para que dejen de aprovechar su popularidad y defraudar a la población. Tal como hizo Vizcarra con el cuento que llegaban las vacunas a fines de 2020.

Jeff Bezos, fundador y director de Amazon, aprovechó muy bien las oportunidades de la crisis sanitaria y se convirtió en el hombre más rico del mundo. Todo gracias a la definición de su visión y oportunidades de la tecnología con las nuevas formas de hacer negocios. No por algo nombró a su empresa como el río Amazonas, el más grande del mundo. Vamos una vez más en el camino de las grandes revoluciones industriales de la humanidad.

Domingo, 2 de enero de 2021
Diario Correo – Huancayo