El político Español, Pablo Iglesias representa a una nueva plataforma de izquierdas, pero no sólo irrumpió en el tablero del bipartidismo político, sino que en reiteradas ocasiones aseveró que contribuyó a su salto político la utilización de herramientas de comunicación que muy bien utiliza la derecha capitalista.

No fue en vano que él mismo conducía sus programas de televisión. ÉL se hacía conocido cada vez más y lo que en realidad también pretendía era exponer su visión del mundo desde una perspectiva política diferente. La vieja tesis ideológica del marxismo aparecía nuevamente ante la opinión pública.

Por estos lares, hay demasiada bulla cuando un político aparece en un medio de comunicación. Pero aumenta el bullicio cuando los políticos atacan a periodistas porque no les gustó lo que opinan y ellos en defensa propia también responden con la misma intensidad, incluso muchas veces tienen como aliados a su público cautivo.

Los políticos no tienen porque tener temor al fuego cruzado que aparece en los medios de comunicación. Hay una realidad política que va más allá y los medios no son los adversarios. En democracia hay pluralidad de opiniones. Existe los que opinan a favor y otros en contra. Los periodistas tienen que ser incómodos para el poder político de turno, no hacen relaciones públicas para hablar bien de ellos, lo saben y su público también. Ni modo, ahora la política también se hace a través de los medios de comunicación, antes era solo en locales partidarios.

Domingo, 30 de junio de 2019