Mantener un modelo educativo eminentemente de tipo racional y memorista cada vez se hace más insostenible para los gobiernos y su desarrollo. Países como Finlandia, años atrás centraron su atención en comprender y reestructurar su sistema educativo para tener éxito a nivel mundial. Comprendieron que no basta construir obras de cemento para obtener resultados en educación. Y una de las medidas que adoptaron fue la eliminación de tareas escolares para la casa.

En buena hora, la Dirección Regional de Educación de Ica puso en vigencia un acuerdo regional mediante el cual se prohíbe que los docentes puedan dejar tareas escolares para la casa en instituciones públicas y privadas. La justificación, fue la sobrecarga de clases que tienen actualmente los escolares debido a las huelgas.

Deberíamos buscar una reforma educativa para dejar al olvido políticas públicas en donde se da prioridad la construcción de aulas de cemento para memorizar esquemáticamente lo aprendido en clase. Necesitamos, construir una nueva estructura social en donde se apele al descubrimiento del potencial de inteligencia emocional de los niños y eso se logra dejándolos vivir sus etapas de niñez. Existen varios modelos educativos que ya funcionan exitosamente desde el sector privado.

A caso será una realidad que dentro de algunos años los alumnos puedan hacer en casa lo que hoy hacen en el colegio y hacer en el colegio lo que hoy se realiza en casa. Total, todos tenemos diferentes formas de aprender.

Domingo, 22 de octubre de 2017
Diario Correo – Huancayo