gobernador-regional-de-junin-a-jpg_654x469-610x437
Innecesariamente el gobernador regional de Junín, Ángel Unchupaico genera tensión social en los seis meses que va su gestión, tanto en las movilizaciones a favor de los hospitales de neoplásicas en Concepción y el Carmen en Huancayo, le guste o no, es la sociedad civil que se organiza para exigir sus demandas puntuales.

“Yo soy periodista igual que ustedes y volveré a mi actividad en cuatro años…”, dijo el gobernador, luego de espetar a los periodistas con el mismo timbre de voz “cobardes…”, ello en respuesta a una protesta de cámaras caídas, tal como lo hicieron con Vladimir Cerrón en cuya exigencia fue, disculpas públicas y cese a constantes agresiones. Él acusa pretensiones políticas a todos los que critican su gestión, creo que aún no se da cuenta que está en un escenario eminentemente político.

Es posible que el gobernador perciba cierto “acoso” de diversos sectores, pero ser autoridad en estos tiempos implica estar en la opinión pública 24 horas y 7 días a la semana, es ahí donde su sobre exposición o híper personalización en actos públicos produce saturación, quizás eso lo motiva a perder los papeles, pero nada justifica lo que espetó a los periodistas.

En el camino político, cualquier ascenso al poder, supone que cuando más alto se escala, más dolorosa podría ser la caída. Y es muy probable que en esa caída, no estén a lado aquellos a quien que hoy tilda de cobardes, los periodistas seguirán en su trabajo y gracias a la democracia él ya no estará en el cargo.

Domingo, 07 de junio de 2015
Diario Correo