La última publicación de encuesta sobre aprobación presidencial (El Comercio – Ipsos del 17-01-2022) da cuenta que el respaldo al presidente Pedro Castillo se desmorona en cada medición. Es decir, en agosto del 2021, respaldaban la gestión del maestro Chotano un 38%, mientras que, en enero del 2022, el entusiasmo descendió a un 33%.

Sin embargo, entre los niveles de aprobación y desaprobación para cualquier gobernante es más importante observar la tendencia de los “negativos” o rechazo que tiene un político. De las cifras, de la reciente encuesta de Ipsos, se observa que, en agosto del 2021, un 45% desaprobaba la gestión y después de seis meses, en enero del 2022, se llegó a tener el 60% en desaprobación a nivel nacional.

Entonces, el presidente Pedro Castillo tiene más rechazo (-60%) que aceptación (33%) en lo que va de su mandato. Con este resultado sobre percepción en la opinión pública, en términos de estructura o consistencia de imagen, las cosas no parecen muy bien que incluso con tan solo un escándalo político se podría tocar fondo. ¿Los peruanos se acostumbrarían a tener un presidente impopular?  

No obstante, según declaraciones del propio mandatario (Hildebrandt 21-01-2022) no le preocupan las encuestas porque afirma que en lugares que él visita pregunta a la gente si llegaron a encuestarlos y la respuesta es que no. Los gobernantes modernos investigan permanentemente la realidad, utilizan el método científico para luego comunicarse directamente con la población y luego vuelven a repetir la metodología.

La comunicación de gobierno es un proceso sin fin entre investigación y comunicación. El presidente Castillo también declaró que no lee periódicos y tampoco se informa por televisión con lo que demuestra que está un poco alejado de la realidad. También afirmó que es fácil ser candidato y llegar a ser presidente, pero es muy difícil gobernar. ¡Una cosa es con guitarra y otra con cajón!

Domingo, 23 de enero del 2022
Diario Correo – Huancayo