Desde otra mirada

Blog personal de Rober Villalva

El plan “B” de Vladimir Cerrón

Una ventaja diferencial que tiene Vladimir Cerrón, sobre otros líderes políticos, es que él pudo construir un partido político de proyección nacional con su propio ideario ideológico. Y tal parece que, con sus últimas apariciones de prensa, la estrategia política y de comunicación es mostrarse en vitrina mediática para hacer llegar su voz de manera directa a aquellos ciudadanos que solamente lo conocían por sus comentarios en tuiter.

Vladimir Cerrón está convencido que la población, especialmente los que votaron por Perú Libre en primera vuelta (18%), deberían escuchar con claridad su discurso con pólvora de izquierda para mantener su caudal electoral y así garantizar la continuidad política de su partido ante un eventual adelanto de elecciones. La prueba de fuego para cualquier organización política es la resistencia en el tiempo.

Mientras tanto, el gobierno de Pedro Castillo naufraga en medio del 76% en desaprobación. Tal es la percepción de desgobierno que parece que ya no les importa que en cada sondeo de opinión cada vez más peruanos desconfíen del gobierno. Y, por lo que se lee en declaraciones de prensa, el gobierno central no tiene motivación política para enmendar errores. ¡Quizás ya solo esperan el desenlace final!   

Sin embargo, porqué el discurso con pólvora de izquierda de Vladimir Cerrón provoca nerviosismo en la oposición política que, en su laberinto psicológico apelan al insulto y a la diatriba. ¡Atacar políticamente no es insultar! Con actitud beligerante como impedir que Cerrón participe en un fórum o comente la presentación de un libro conseguirán un efecto contrario en la población, porque tratará de victimizarse y apelará al mito del culto a la personalidad.

Los electores que votaron por Pedro Castillo en primera y segunda vuelta no son un invento fantasmal de oscuros intereses. Es algo real. Mientras exista descontento o resentimiento social existirá aventuras ideológicas como el que representa Perú Libre con Cerrón. ¡Lo que mueve al mundo moderno es la lucha de ideas, no la violencia!  

Domingo, 1 de abril del 2022
Diario Correo – Huancayo

Dos caminos: entre el optimismo y pesimismo político

El gobierno del presidente Pedro Castillo pareciera que va decidido a la beligerancia política o radicalizar su posición. Acusan a políticos de derecha y a los medios de comunicación de entorpecer su trabajo. El problema para el ejecutivo es que cada vez más aumenta el rechazo a su gestión debido a la percepción de poca eficacia para resolver problemas de la gente.

Una mirada optimista podría ser que, al comprender la dimensión de la actual crisis política y sus consecuencias, el gobierno conforme un nuevo Gabinete Ministerial que le permita sintonizar con las diferentes fuerzas políticas para llevar a cabo una transición democrática y se convoque a elecciones generales (presidencial y parlamentaria). En un contexto de crisis propensa como es el caso peruano, los mercados internacionales necesitan tener confianza para invertir y así contener la inflación económica.  

La otra mirada de corte pesimista, es que el gobierno central muestre con más fuerza los dientes, se desvista del ropaje de demócrata y se convierta en un régimen autoritario o mucho peor. Y de hecho, que arremeta contra los medios de comunicación y restringa la libertad de expresión que es uno de los pilares de vivir en democracia.

Tal como van los discursos de corte populista, desde el ejecutivo con el primer ministro, Aníbal Torres, que un día se vuelve esclavo de sus palabras al enfrentarse innecesariamente con la iglesia católica y al otro día no perder tiempo para arremeter contra los medios de comunicación.

¡Cuidado! Los peruanos atravesamos por varias crisis como la sanitaria (Covid -19) y la económica que comienza a tocar la puerta de la población. Hay una guerra entre Rusia y Ucrania que ojalá no alcance dimensiones internacionales con lo cual estaríamos propensos a tener un contexto de caos y violencia. No sería un tema nuevo para los peruanos en  tener un gobierno de corte autoritario y populista como fue el régimen de Alberto Fujimori.

Domingo, 24 de abril del 2022
Diario Correo – Huancayo

El contexto ordena la política

Pareciera que el sentido común no es precisamente el más común en los seres humanos. Incluso, son los políticos quienes deberían tener un poco más de cuidado en las cosas que dicen y hacen porque tienen la confianza de la población y son centros de atención 365 días al año y 24 horas del dia.

Mientras el país desaprueba en más del 70% al presidente Pedro  Castillo y en igual dimensión la labor del Congreso; es muy difícil comprender cómo el gobierno y los parlamentarios pretenden enfrentar un contexto de crisis política.

La comunicación le da sentido a la estrategia. Y sobre todo, el contexto ordena la política y desde luego también orienta la comunicación. De ahí que, en política, es muy difícil comunicar y los es más en situaciones de crisis propensa como es el caso peruano.

Y, es por eso que al ver cantar a la ministra Dina Boluarte o ver en Tik Tok a la Congresista Tania Ramírez, ambas acciones u otras, no lograrán reducir la incertidumbre en la población. Distraerán un momento, pero luego todo vuelve a la normalidad. ¿Qué cambió en la vida de la gente?

Tomamos como ejemplo un momento práctico en la vida agrícola. El sentido común obliga a los agricultores a prevenir cuando hay escases de agua. También ellos saben como proteger su sembrío de plagas que amenazan la cosecha. Su instinto de supervivencia los obligó a salir a protestar por el incremento del costo de fertilizantes y volverán a salir si sospechan que los engañaron.

Los líderes políticos que ganan una elección junto a sus militantes deberían procurar cumplir sus promesas de campaña y resolver los problemas de la población inmediatamente se produzca. No cuando exista la amenaza inminente de pérdida de legitimidad de poder como lo que le ocurre al actual gobierno nacional. Claro, si es que el propósito político sea que los vuelvan a elegir. De lo contrario, solamente podrían ser recordados como un accidente del destino.

Domingo, 17 de abril del 2022
Diario Correo – Huancayo

¿Quién decidirá la suerte de Pedro Castillo?

Lo que más circuló por los medios de comunicación y redes sociales fueron los “memes” y videos de la Ministra Dina Boluarte que cantó “Falsia” una mulisa propia de la zona, en el Coliseo Wanka de Huancayo. Nadie se acuerda de lo que dijeron los ministros, porque llamó más la atención lo que la ministra intentó cantar.

La sesión descentralizada del Consejo de Ministros se llevó a cabo en medio de una tensión social a consecuencia de la crisis política que atraviesa el gobierno. El auditorio fue preparado para dar la apariencia de que el Presidente Pedro Castillo y su Gabinete Ministerial salieran ovacionados en medio de simpatías partidarias.

Sin embargo, a pesar del enorme despliegue policial y control en los asistentes hubo algunos dirigentes sindicales, opositores al régimen, que se las ingeniaron y lograron ingresar para dejar sentada sus demandas. No se produjo una gran movilización ciudadana que se enfrente con la policía. Nada de eso ocurrió porque la población se replegó y no salió de sus casas debido al contingente policial que los atemorizó.  

¿Las protestas continuarán? ¿Será que ya terminó la crisis? ¿Las demandas fueron atendidas? En estos tiempos, miles de peruanos se comunican en todo momento. La gente ya no espera la opinión publicada, del día siguiente, en los medios de comunicación, ni tampoco hacen caso al llamado de los políticos. Las masas se volvieron incontrolables que obedecen a su propio instinto colectivo.

La jerarquía de protesta ya no les pertenece a las elites políticas. La movilización en Huancayo, Lima y otras regiones del país fueron masivamente espontáneas que no tuvieron el liderazgo de caudillos políticos. La gente hace mucho tiempo dejó de oír la voz de los políticos o de dirigentes sindicales.

Si el gobierno cree que la crisis política ya fue controlada, peca de exceso de triunfalismo. Las demandas ciudadanas son inconmensurables que por cualquier motivo volverán a salir a las calles y serán los que realmente deciden si Pedro Castillo e incluso los parlamentarios se quedan o se van a sus casas.  

Domingo, 10 de abril del 2022
Diario Correo – Huancayo

Desde Huancayo el hartazgo social

Si el presidente Pedro Castillo creía que los dirigentes que convocaron a miles de manifestantes para movilizarse en los seis días de paralización, en Huancayo y otras provincias de la región Junín, obtuvieron algún pago a cambio de su activismo social, realmente debe estar muy alejado de la realidad para comprender lo que viven millones de peruanos con el incremento del costo de vida.

Con las movilizaciones producidas, en la provincia de Huancayo, como epicentro de crisis política se demuestra una vez más que al gobierno central no le interesa afrontar en resolver oportunamente los problemas que aquejan a la población. Todo lo contrario, es un gobierno cuya característica principal es de crisis propensa.

Y, claro, con los altos niveles en desaprobación que tiene el gobierno, cualquier tema que aparezca será motivo para ingresar a una nueva situación de crisis.

Quizás para dirigentes del partido de gobierno de Perú Libre, los escándalos de corrupción que se produjeron en gestiones que ellos ganaron en los sonados casos de los “Dinámicos” y “Tiranos” pasarían inadvertidos por la población. Nada de eso sucedió.

Es decir, son temas que aún están presentes en la colectividad y seguramente entrarán a recuerdo en el siguiente proceso electoral. Por ahora, la causa principal o detonante de las movilizaciones sociales es el incremento del precio de combustibles para los transportistas y fertilizantes para los agricultores. 

Mientras el gobierno central actúa como si no existiera o minimiza la crisis, los huancaínos demostraron que tienen coraje para salir a las calles cuantas veces sea necesario y pedir ser escuchados. La combustión social es latente, no solamente en Huancayo, sino que puede ser a nivel nacional. Los peruanos atraviesan por un “hartazgo social” que deja el terreno fértil para un estallido mayor si es que no se atiende oportunamente los reclamos de la gente.

Domingo, 4 de abril del 2022
Diario Correo – Huancayo

Si caes tú, nos vamos contigo

Difícil situación por lo que atravesará la política peruana en los próximos días. El presidente Pedro Castillo tendrá que asistir, este lunes 28 de marzo, al parlamento para responder por la moción de vacancia presentada en su contra. Si bien, por ahora, las acusaciones que existen en su contra son de carácter político con olor a corrupción, pero el contexto y escenario es eminentemente político. ¿Si el ataque es político, la respuesta debería ser por ese camino?

Mientras la inflación económica hace su trabajo en la calle con el incremento del precio de los alimentos, al gobierno del presidente Castillo le respira en la nuca los altos niveles en desaprobación (66% de negativos según Ipsos para marzo). No obstante, el Congreso peruano como institución también tiene bajos o peores niveles de aprobación por la población. ¿Será que se agudizan las contradicciones para la caída del gobierno que prometió cambio? Lo sabremos este lunes.

¿Es posible avizorar escenarios políticos positivos ante una eventual vacancia presidencial? Es muy difícil. La política peruana es muy complicada y de alto contenido incendiario que la chispa que prende el incendio aparece en distintas direcciones. Es decir, la crisis política que aqueja a los peruanos no se solucionará en el corto plazo. De hecho, tomará su tiempo, porque es muy complicado llegar a consensos cuando muchos políticos descubren la política en una campaña electoral o cuando ocupan un cargo público. Y, por creer que son dueños de la verdad ya que con sus decisiones llegarán a la tierra prometida. 

Si los parlamentarios deciden vacar al presidente Castillo; deberán estar preparados y dispuestos a acompañar en ese viaje sin retorno al maestro de Chota. Si no lo hacen, la población comprenderá ambición de poder y no tardará en salir a las calles para pedir que se vayan todos. Es decir, nuestros Congresistas deberían ponderar: ¡Si caes tú, nos vamos contigo!

Domingo, 27 de marzo del 2022
Diario Correo – Huancayo

El desprecio y el odio político

¿Cómo evitar el desprecio y el odio? Se preguntaba, en 1513, Nicolás Maquiavelo cuando escribió “El príncipe”. Maquiavelo sostenía que un gobernante debería evitar de todas formas el ser odiado o despreciado por sus súbditos. Es decir, que al mantener en descontento o rechazo al pueblo deja abierta la posibilidad para la conspiración interna y cuya única posibilidad es liberar a los ciudadanos de la tiranía del gobernante.

¿Por qué tanto odio político genera Alberto Fujimori? El gobierno de Fujimori fue de corte autoritario que desprestigió instituciones públicas. La corrupción y manipulación mediática fue estandarte político. Sin embargo, su estilo de gobierno dejó sentada las bases para que el país se sostenga a través de una economía social de mercado donde el Estado dejaba su rol subsidiario y de intromisión que se mantiene hasta la actualidad.

Por otro lado, también dejó marcada una huella asistencialista en un sector de la población que le permitió al fujimorismo, como colectivo político, tener continuidad política. En nuestra sociedad, a los gobernantes se les recuerda por la trascendencia de sus decisiones entre aciertos y errores, pero sobre todo, por sus delitos.

Keiko la hija de Alberto Fujimori postuló a la presidencia de la República, pero perdió en tres ocasiones. El legado político del fujimorismo se mantiene muy a pesar que perdieron frente a Ollanta Humala, Pedro Pablo Kuczynski y Pedro Castillo.

El fallo del Tribunal Constitucional que declara la posibilidad para que Alberto Fujimori quede en libertad provoca pasiones entre los que lo odian y los que desprecian. Sin embargo, me parece que su liberación marcará una línea entre el presente y el pasado. Los peruanos tienen sus propias preocupaciones diarias y no creo que la discusión sobre la liberación de Alberto Fujimori sea un tema de afiebrada discusión en los hogares.  

Domingo, 20 de marzo del 2022
Diario Correo – Huancayo

Odiado y amado al mismo tiempo

En qué difícil situación emocional deben encontrarse algunos parlamentarios ya que, gracias al poder de su voto, en el Congreso, se otorgó la cuestión de confianza al cuarto Gabinete Ministerial del gobierno del presidente Pedro Castillo. Los Congresistas fusibles o que apoyaron sin ser de la bancada de gobierno decidieron ubicarse entre el bien y el mal o prefirieron darle la mano a Dios y al diablo al mismo tiempo.

Me refiero a que gracias al apoyo de algunas bancadas parlamentarias como Somos Perú, Acción Popular, Alianza Para el Progreso y Podemos el Gabinete Ministerial que preside Aníbal Torres obtuvo el voto de confianza (64 congresistas a favor, 58 en contra y 2 abstenciones). Con lo cual se presume que Pedro Castillo logró articular una nueva coalición política y tendrá que caminar entre el odio y el amor en el parlamento. Es decir, el odio por los promotores que gritan vacancia y amor por los que necesitan conservar el empleo u otros intereses como Congresistas.

La cantidad de votos que puedes articular en el parlamento es lo que realmente define de quien gana o pierde. El gobierno del presidente Castillo tendrá algún respiro político, por algunas semanas, para intentar reducir su nivel en desaprobación que de febrero a marzo descendió de 69% a 66% según Ipsos. Algún hecho es la causa para que esa cifra no se incremente.

En la otra orilla se encuentran la oposición política que salió a las calles, el último fin de semana, pero tal parece que para activar provocar incidencia política se necesita algo más que entusiasmo de los promotores. No digo que no sirve de nada. Sin embargo, se observa que tal indignación política todavía no llega a los sectores que apoyaron a Pedro Castillo y definieron su triunfo.

En la actualidad, post pandemia, la población se volvió horizontal en términos de comunicación, ahora son emisores y receptores de mensajes al mismo tiempo. Y, ya no necesariamente obedecen al llamado de un político. Es decir, claro que saldrán a la calle, pero lo harán cuando sientan que llegó el momento de salir a protestar por sus propias convicciones o intereses, tal como lo hicieron en Chile, Ecuador, Francia o España.

Domingo, 13 de marzo del 2022
Diario Correo – Huancayo

¿Importa el color del gato?

En la ciudad de Huancayo, durante los últimos días, la población se encuentra sumergida en medio de escándalos de corrupción. Primero apareció la detención preliminar del alcalde en funciones de la Municipalidad Provincial de Huancayo, Juan Carlos Quispe Ledesma.

Posteriormente, los pobladores del Valle del Mantaro se enteran diariamente de un nuevo audio sobre algún tema en particular como tráfico de influencias o actos con olor a corrupción. La marea de escándalos mediáticos no solo salpicó a políticos que pertenecen al partido de gobierno del lápiz (Perú Libre ganó la provincia de Huancayo y los distritos de El Tambo y Chilca que juntos representan el 45% del electorado en toda la región Junín), sino también alcanzó a políticos de otras agrupaciones.

Al parecer, según trasciende en los medios de comunicación, a nivel de la provincia de Huancayo, habría material para difundir de por lo menos cientos o miles de escuchas telefónicas que se obtuvieron de manera legal. ¿A cuánto político local alcanzará tales escándalos? ¿Tendrá impacto en las próximas elecciones municipales?  

A nivel nacional, la percepción política tampoco va bien. La desaprobación del presidente Pedro Castillo cada vez va en tendencia negativa (Ipsos 69%, Datum 67%). Con esa tendencia negativa, para mayo, el gobierno nacional ya debería superar el 90% de rechazo con lo cual nueve de cada diez peruanos desaprobarían la gestión del maestro Chotano.

¿Qué hacer frente a esta artillería de escándalos de corrupción que producen los políticos? Con tantos problemas que tienen los peruanos  a nivel nacional, regional y local lo importante es que el gato cace ratones, no importa el color que tenga. De izquierda o derecha, lo urgente e importante es que los políticos ofrezcan y cumplan con solucionar los problemas de la población.

Domingo, 6 de marzo del 2022
Diario Correo – Huancayo

Huancayo en el caos de gestión pública

La provincia de Huancayo, es una de las localidades más importantes en la región central del Perú. Por estos días, el municipio Wanka se encuentra en medio de una crisis institucional y desgobierno debido a que una vez más su alcalde se encuentra en la clandestinidad.

La acusación fiscal en contra del alcalde, Juan Carlos Quispe, determinó una detención preliminar junto a otros servidores públicos por indicios de corrupción. Y, si la carpeta fiscal no logra ser contundente probablemente el burgomaestre retornaría al sillón municipal, pero la herida con olor a decepción quedará abierta.

Conseguir la confianza de la población es el activo más importante para un político. Las graves imputaciones que se realizan al alcalde Wanka, Carlos Quispe, sin duda, contribuirá al desvanecimiento y percepción negativa de la política. Con dos alcaldes acusados fiscalmente, es muy difícil que la población mantenga su aprobación de gestión e incluso tendrán más argumentos para desconfiar aun más de los políticos en los próximos procesos electorales.

Cuando un ciudadano decide ingresar a la política y logra el objetivo de administrar los recursos de la población, en realidad, lo que recibe es la confianza de sus electores. Y, cuando esa confianza es desperdiciada o defraudada comienza la pérdida de credibilidad y da paso al comienzo del fin de una carrera política. La desconfianza quebrada es tan igual al quiebre de una relación sentimental.

Es cierto que no ganan los comicios electorales los políticos más preparados o lo más inteligentes. Sin embargo, con las declaraciones hechas por el alcalde Carlos Quispe quien afirmó que llegó al cargo sin saber leer ni escribir es una muestra de la precariedad del nivel político que nos acompaña, por lo menos, a nivel local.

La política es el medio para solucionar los problemas que aquejan a la población. No es un fin para obtener ventaja económica o tener un atajo para resolver los problemas económicos de los que apoyaron la campaña.

Domingo, 27 de febrero del 2022
Diario Correo – Huancayo

« Entradas anteriores