Si “Chapa tu choro” responde a una estrategia electoral con miras a las elecciones presidenciales del 2016, y si también está detrás la asesoría fujimorista o no, apelando a la inseguridad ciudadana (recordando los años de terrorismo) para lograr réditos políticos, de su éxito comunicacional lo sabremos dentro de unos meses.

Empero, creo que para estar en el escenario político, por lo menos en el caso peruano algunos apelan a su condición mediática y popularidad. Susy Díaz, mostrando el número 13 logró su objetivo, las otrora campeonas de voleibol como; Gaby Pérez del Solar, Cenaida Uribe o Leyla Chihuán entre otras, también lograron su propósito. El popular cantante de música, Tongo y el empresario Brad Pizza también aspiraron o aspiran tener protagonismo político. ¿Sirvió o servirá de algo su incursión en política?

Sin embargo, hay que precisar que no solo basta hacerse conocido ante la opinión pública. También, importa el contenido que inspiran en su formación personal y profesional. La opinión pública se forma una percepción que puede ser positivo o negativo, según como van poniéndose en vitrina. Cuanto más alto se sube, más dolorosa puede ser la caída, todo depende de qué manera enrumbaron sus vidas.

En Marketing se deduce que si un mal producto es expuesto y publicitado de manera desmesurada, el riesgo de su fracaso puede ser alto. Claro que a veces eso no importa para la ambición política, pues el ascenso al poder produce cierta ceguera. Algunos analistas los denominan como aventureros de la política; sin partido, sin lealtades, sin convicción y sin corazón ideológico llegan, pero no trascienden. ¿Alguien recuerda del trabajo de los actuales congresistas por Junín?

Domingo, 06 de setiembre de 2015
Diario Correo