peru_vs_colombia-Noticia-777634

“Jugamos como nunca y perdimos como siempre”. A propósito de la eliminación de la Copa América 2016 de la selección peruana de futbol frente a la colombiana, ya deberíamos tener por costumbre oír durante años expresiones que solo nos sirve de consuelo a una afición sedienta de triunfos. Se jugó con el corazón, sí, pero igual perdimos. De nada le sirve la valentía al ratón, cuando esta frente un gato.

Admitamos, el futbol peruano no es competitivo. ¿Y cómo ser competitivo sin competir a nivel internacional? La única manera que se vislumbra es que nuestros jugadores del torneo descentralizado tengan la oportunidad de salir fuera del país y jugar en otros torneos de futbol mundial. Tan igual, como las empresas que en una economía de libre mercado compiten con otras para obtener mayor rentabilidad y nuevos mercados.

Como no somos competitivos en futbol, también las diferencias económicas son abismales como entre jugadores de Colombia y Perú; James Rodríguez del Real Madrid está valorizado en 70 millones de euros, a diferencia del peruano, Paolo Guerreo que juega en el Flamengo de Brasil, su pase está valorizado en cuatro millones de euros.

En su momento, de los fracasos del futbol peruano se buscaba un culpable y uno de ellos era “Manuel Burga”, él ya no está, pero las derrotas futbolísticas continúan. Se experimentó con entrenadores peruanos (Uribe, Oblitas y Chemo del Solar), pero las victorias nunca llegaron. Luego se apostó por técnicos extranjeros; Maturana, Markarián y Gareca pero la historia de fracasos continúan en el futbol peruano. ¡Feliz día del padre!

Domingo, 19 de junio de 2016