Foto: Diario Correo

Foto: Diario Correo

 

 

 

 

 

 

 

 

Puede tener demasiada coincidencia pero lo que sucede en el distrito de El Tambo (Huancayo) con el recojo de residuos sólidos, es por lo menos preocupante y deja abierta la posibilidad de suspicacia política, claro está, para intentar comprender tamaña ineficacia de gestión municipal luego de ocho años de gobierno.

Cálculo político quizás, pero como explicar que a una semana después de la segunda vuelta, que llevará a la presidencia regional al otrora alcalde chamba, se rompiera los diálogos con pobladores del lugar de confinamiento controlado de residuos sólidos, aduciendo que el permiso solo era temporal, decisión que coincidentemente se dio días después del proceso electoral.

Creo que si este problema hubiera surgido antes de la primera o segunda vuelta, otro seria el resultado electoral. No es lo mismo publicitar como éxito la construcción de más de quinientas obras en el distrito más grande de la región (la población evaluará su impacto y el Poder Judicial su transparencia), que dejar en estado de emergencia de salubridad a una población de más 146 mil habitantes.

No cabe duda que los pobladores de El Tambo tendrán como recuerdo de fiestas de fin de año, que su alcalde chamba ganó la presidencia regional de Junín y que la gestión edil que él mismo presidia dejó calles, jirones, parques y mercados llenos de basura.

Pero si esto tiene tinte político en contra de la próxima gestión de Aldrin Zarate (Perú Libre), créenme señores que la población sabrá sancionar y no perdonará aquello que se le mintió y aquello que se le sorprendió.

Diario Correo
Domingo, 28 de diciembre de 2014