“El fin justifica los medios”. Expresión maquiavélica que define la actitud de algunos políticos o personajes de la esfera pública, que a veces y sin medir consecuencia de sus actos, demuestran que están dispuestos a realizar cualquier cosa con tal de conseguir sus propósitos personales.

Recordemos. César Combina, con mucha tranquilidad abandonó al fujimorismo luego de ser su candidato al gobierno regional de Junín. Del mismo modo, y sin mucho trámite, Carlo Curisinche (ex – candidato distrital de El Tambo), también se alejó de Acción Popular. Aldrin Zárate (actual alcalde de El Tambo), dejó las filas de Perú Libre, valoró muy poco que su partido lo descubriera en la política y lo colocará sin ninguna experiencia como funcionario público regional. Y recientemente, Jorge Solis Goche (APRA), renunció con mucho dolor (según él) al partido que en su momento le dio la oportunidad para ser regidor. Tal parece, que la aventura política es la constante en cada uno de ellos.

Sin embargo, para los que abandonan el barco antes del hundimiento. Los resultados demuestran que en el mundo empresarial, son los buenos productos que sostienen a las marcas. Es como una moneda con dos lados (cara y sello), y es muy difícil desvincularlos, hacerlo, implicaría tener una lectura equivocada y sesgada de la realidad que conlleva a decisiones equivocadas.

Un político (producto) responde a la marca comercial de su partido. Las marcas perduran en el tiempo, los productos sino evolucionan desaparecen del mercado.

Domingo, 23 de abril de 2017.