Se veía venir. Uno de los estados emocionales que se activan de manera instintiva en el ser humano es el miedo, la misma que es una característica que altera nuestro comportamiento y nos impulsa a realizar acciones inesperadas por supervivencia. De ahí se explica la actitud de salir a los supermercados y comprar desesperadamente algunos productos de primera necesidad.

Pero es justamente en estas circunstancias en donde la información oportuna que llega a nuestros oídos se vuelve en una potente artillería defensiva frente a la “pandemia” mundial del coronavirus, que ya lleva miles de muertos en todo el mundo y que por supuesto, también asusta a los peruanos.

La cifra irá en aumento progresivo en nuestro país, pero la clave para detenerlo tal como afirma el doctor Elmer Huerta, es aprender a toser en caso de resfrió gripal para evitar el contagio a otras personas. Lo otro es el distanciamiento social, evitar asistir a reuniones donde se concentra un considerable número de personas para evitar la propalación del virus. No por algo ya se restringió los vuelos de Europa a nuestro país.

De los recientes estudios que se realizan en el mundo se sabe que entre el 80% y 85% que fueron infectados desaparece luego de dos semanas de reposo tal como cualquier otra gripe. El otro grupo es el 15% que podría agravarse y terminar en una neumonía. Sin embargo, del total de infectados hay un 5% que es el segmento más vulnerable, en todo caso, son los ancianos quienes representan a este grupo y para lo cual deberíamos tener más cuidado especialmente en aquellos que tienen problemas crónicos de salud como la diabetes.

Domingo, 15 de marzo de 2020