Según la encuesta de GfK (La República 27 – 10 -15), el 45% de los encuestados de ámbito urbano – rural no se identifican con ninguna tendencia política, llámese ideologías de derecha, izquierda o centro. Y no es para menos, luego que nuestro país atravesó en los años 80 y 90 por una de las peores crisis de su historia a nivel político, económico y social. Para la población, el recuerdo es fresco y su lectura es que ni los de arriba o los de abajo solucionaron sus problemas. De ahí que según los datos el 16% simpatiza con la izquierda, 24% con la derecha y 15% con el centro.

Sin embargo, para un país como el nuestro, como muy bien describe Arellano Marketing con su tesis que la “nueva clase media en el Perú” hoy se muestra bastante vigorosa. Entonces, no debe sorprender esta percepción de apatía política, pues el peruano que hoy tiene empleo y progresa, considera que todo ello es producto de su propio esfuerzo y cada vez creen menos en un Estado paternalista. Eso me parece muy bien para evitar el flagelo del populismo.

Para los políticos; la tarea es comprender como percibe la población nuestra realidad social. Temas como seguridad ciudadana, educación, salud y empleo quizás son mucho más importantes para sus vidas que vivir en un ambiente ideologizado de izquierdas y derechas, de odios y rencores, pero eso sí, demandan a su modo de un Estado eficaz y eficiente que tenga relación directa en su vida diaria. ¿Entonces cómo deberían comunicarse con los no políticos?

Domingo, 08 de noviembre de 2015