En el siglo XIX, fue el verdugo quien se encargaba de ejecutar a los condenados a muerte ante una población presente en una plaza pública. Las ejecuciones fueron parte del sistema judicial como era el caso en la corona Española. Sí, tal como se recrea en la película épica “Corazón valiente” que narra la vida de William Wallace.

Pero, qué sucede en el terreno pantanoso de la política, ¿quiénes son los verdugos electorales? En algunos casos son las candidaturas que a pesar de no tener respaldo popular o electoral persisten y finalmente terminan por perjudicar al segundo o tercero que podría aventajar al favorito. La candidatura de PPK lo fue en el 2011. Keiko Fujimori, perdió dos veces una elección presidencial y seguramente debe recordar esa experiencia.

Pero no solo son las candidaturas, lo son y de manera muy determinante los bolsones o territorios electorales. El 2014 Jauja fue determinante para que Vladimir Cerrón no volviera a gobernar Junín. ¿El 2018, nuevamente Jauja se convertirá en el verdugo electoral? Todo dependerá de las pasiones que se aviven.

No solo en una elección nacional o regional existe verdugos electorales. También sucederá en el nivel provincial y distrital. En Huancayo y sus distritos como El Tambo o Chilca la dispersión electoral no ayudará a consolidar candidaturas. ¿Quiénes serán esas candidaturas? Hay muchas y sabremos a quienes perjudicaron después del proceso electoral de octubre.

Domingo, 02 de setiembre de 2018
Diario Correo -Huancayo