Resultado de imagen para el fujimorismo

No lo creo. En política nadie está por descontado a menos que se esté bajo tierra (difunto). Sin embargo, cuando el capital político se va incrementando, la lucha posterior ya no es tanto por conseguir más seguidores sino por contener la expectativa del bolsón electoral. Aunque en muchas ocasiones los políticos creen que un triunfo es como si alcanzaron el cielo, pero en realidad suele ocurrir todo lo contrario.

La marca y producto son dos variables con una fuerte correlación. Si la marca es potente y el producto defectuoso, hay motivo suficiente para buscar e innovar con algo distinto. ¿Pero qué ocurre si la marca también es defectuosa? Una buena salida es cambiar la marca y presentar un producto diferente.

Entonces, será Kenji la pieza de recambio que necesita el fujimorismo post encarcelamiento de su lideresa Keiko y el encierro médico de Alberto Fujimori. Pero sin duda, es el recuerdo del gobierno fujimorista de los años noventa que acuñó un fuerte apego en el inconsciente del electorado peruano y que es difícil de olvidar. Y no era para menos, el Perú vivió una ola de violencia terrorista y una desastrosa crisis económica.

En todo caso, todo dependerá de la estrategia que definan los fujimoristas si es que desean continuar en la arena política, pero eso sí, sin apasionamientos que ahuyentan y por sobre todo, corregir errores del pasado. Pero definitivamente, alguien tiene que capitalizar el bolsón electoral del fujimorismo (que no es poco) y que sin lugar a dudas es y será apetecible para izquierdas y derechas.

Domingo, 11 de noviembre de 2018
Diario Correo – Huancayo