“En octubre no hay milagros”. Es posible que el título de la novela del escritor, Oswaldo Reynoso, puede recrear perfectamente una analogía política en estos tiempos a lo que podría resultar el proceso electoral municipal y regional del 2018 en la región Junín.

En el artículo anterior realizamos un análisis de contexto electoral en el cual, Ángel Unchupaico marcó su terreno para su triunfo desde un nivel distrital al regional. Y al parecer, esa travesía política intentará ser emulada por; Aldrín Zarate (El Tambo), Zósimo Cárdenas (Pichanaki) y Carlos Arredondo (La Oroya). Ellos, ¿tendrán las mismas posibilidades? Yo creo que no. El caso de César Combina y Javier Yauri, es muy diferente. Ambos ya fueron candidatos en una competencia regional. Vladimir Cerrón, tiene un fuerte posicionamiento que será muy difícil de superar.

Es decir, los triunfos electorales se consiguen a través de una maquinaria electoral que responda a una planificación de una campaña por aire (medios de comunicación) y tierra (face to face). A pesar de todo, y como dijo alguna vez un pintoresco ex general del Ejército, “de nada le sirve la valentía al ratón cuando está frente al gato”.

En todo caso, en toda competencia electoral existen algunos componentes que determinan el éxito; “el poder político, económico y mediático”. Y también, se requiere plantear algunas interrogantes en relación a los electores a saber de; ¿dónde están?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer para que nos confíen su voto?, ¿qué decirle?, ¿cómo decirlo?, y finalmente, ¿cuándo decirlo? Mucha suerte a los aventureros en las próximas elecciones.

Domingo, 07  de mayo del 2017
Diario Correo – Huancayo