Sí, es cierto, existe un malestar inconmensurable de la población peruana y latinoamericana por las delaciones que se va conociendo por el escándalo más grande de corrupción de los últimos tiempos. Las declaraciones ante la justicia de Jorge Barata (Ex CEO de Odebrecht Perú), deja a muchos sin dormir porque él dio nombres y cifras de a quienes presumiblemente apoyó para sus campañas electorales.

Y como no hay lonche gratis, seguramente la promesa fue la ejecución de obras en caso de lograr el objetivo político. Pero bien, hay que decir las cosas claras. Siempre que hay un corrupto existe un corruptor y si este se colude para dar un discurso con envoltura política populista hay que señalarla, venga de derecha o izquierda.

En el caso peruano, la injerencia geopolítica que vino desde Brasil tiene en actividad a varios partidos miembros del Foro de Sao Paulo (1990), y desde luego tienen mucha responsabilidad política y en otros casos penales por sus actos como ya se viene dando con el encarcelamiento de políticos en donde salpicó la geopolítica corrupta.

¿En qué devino el Foro de Sao Paulo? ¿A caso consideraron que hacer frente al imperialismo norteamericano era corromper a sus partidos integrantes? ¿Cuál fue su respuesta al mundo luego de plantear el antagonismo al Consenso de Washington? Aquí, solo algunos de sus miembros en Perú que tienen mucho que responder; Ciudadanos por el Cambio, Partido Comunista del Perú-Patria Roja, Partido Comunista Peruano, Partido Nacionalista del Perú, Partido del Pueblo, Partido Socialista del Perú y Tierra y Libertad.

Domingo, 04 de marzo del 2018