5079390--644x429
Érase una vez un príncipe que vivía encerrado en una torre, según su carcelero, su propio padre el rey, la providencia le había advertido que un día tendría un hijo y que este terminaría con su reinado.

Años después, el rey, en claro reto al destino decide dormir a su hijo el príncipe y le da libertad para que gobierne su reino. El príncipe “Segismundo” ya en el trono, saca a relucir lo que todos temían, la soberbia y tiranía fue su actuar, amenazó con dar muerte a los culpables de su desdicha y para demostrar su poder, lanza desde el balcón a uno de sus criados, solo porque este se atrevió a contradecirlo.

Basto solo un día para el rey compruebe la advertencia, es entonces que ordena que se vuelva a dormir a su hijo para que retorne a su encierro, pues había demostrado ser un tirano y cruel como gobernante.

El príncipe Segismundo, ya de vuelta en su encierro, despierta y reflexiona que el poder es efímero, pasajero y transitorio, que al día siguiente de su reinado estaba de vuelta y que todo lo vivido fue tan solo como un sueño de un día.

La obra de Calderón de la Barca “La vida es sueño”, podría recordar a los políticos que el poder es pasajero, lejos de espetar venganza y persecución a sus adversarios o antecesores con denuncias para el aplauso, deberían de informar y trabajar en objetivos y metas a necesidades que la población urge.

Realizar una “Audiencia de la verdad” de la actual gestión regional de Junín demuestra distracción, quizás tenga algún efecto pero la justicia de Dios o del hombre ya hará lo suyo.

 Diario Correo
Domingo, 08 de febrero de 2015