En la ciudad de Huancayo, durante los últimos días, la población se encuentra sumergida en medio de escándalos de corrupción. Primero apareció la detención preliminar del alcalde en funciones de la Municipalidad Provincial de Huancayo, Juan Carlos Quispe Ledesma.

Posteriormente, los pobladores del Valle del Mantaro se enteran diariamente de un nuevo audio sobre algún tema en particular como tráfico de influencias o actos con olor a corrupción. La marea de escándalos mediáticos no solo salpicó a políticos que pertenecen al partido de gobierno del lápiz (Perú Libre ganó la provincia de Huancayo y los distritos de El Tambo y Chilca que juntos representan el 45% del electorado en toda la región Junín), sino también alcanzó a políticos de otras agrupaciones.

Al parecer, según trasciende en los medios de comunicación, a nivel de la provincia de Huancayo, habría material para difundir de por lo menos cientos o miles de escuchas telefónicas que se obtuvieron de manera legal. ¿A cuánto político local alcanzará tales escándalos? ¿Tendrá impacto en las próximas elecciones municipales?  

A nivel nacional, la percepción política tampoco va bien. La desaprobación del presidente Pedro Castillo cada vez va en tendencia negativa (Ipsos 69%, Datum 67%). Con esa tendencia negativa, para mayo, el gobierno nacional ya debería superar el 90% de rechazo con lo cual nueve de cada diez peruanos desaprobarían la gestión del maestro Chotano.

¿Qué hacer frente a esta artillería de escándalos de corrupción que producen los políticos? Con tantos problemas que tienen los peruanos  a nivel nacional, regional y local lo importante es que el gato cace ratones, no importa el color que tenga. De izquierda o derecha, lo urgente e importante es que los políticos ofrezcan y cumplan con solucionar los problemas de la población.

Domingo, 6 de marzo del 2022
Diario Correo – Huancayo