Llama la atención que mientras algunos políticos de izquierda local respaldan fervientemente a la dictadura de Nicolás Maduro, y que incluso resueltamente aseguran que la culpa de lo que ocurre en Venezuela es producto del bloqueo económico del imperio norteamericano.

Pero tal deslinde y acusación se asemeja a lo que dijeron de Cuba. Sin embargo, muchos políticos dignos representantes de la vieja izquierda comunista olvidan adrede que ya desde el “Manifiesto Comunista” de Carlos Marx, publicado en 1848 junto a Federico Engels ya se definía como un postulado irrenunciable a la eliminación de todo tipo de propiedad privada. Actualmente, intentan darle forma ideológica y discursiva a ese planteamiento como quizás es, “Invierte Huancayo”.

No es para menos el viraje ideológico contrastado con la realidad, que incluso la propia China comunista de estos tiempos ve en la inversión privada como una oportunidad de desarrollo y no amenaza. Y cómo no reconocerlo si el capitalismo sacó de la miseria a millones de habitantes en el mundo muy a diferencia del sueño comunista.

Pero esa insensatez o respaldo ideológico de algunos queda al descubierto con tan solo preguntar por el motivo de salida de su país a miles de hermanos venezolanos que trabajan dignamente en algún negocio peruano. Como lo que sucede con el arribo masivo a Huancayo, que no parece solo una búsqueda de refugio, sino una oportunidad en una ciudad que tiene una economía dinámica aunque en desorden y mucho por mejorar. ¿En qué terminará Invierte Huancayo? ¿Cómo será interpretado ideológicamente por los camaradas?

Domingo, 12 de mayo de 2019