Hace una semana, la empresa IPSOS publicó el resultado de una encuesta con proyección nacional que vale la pena analizar. Insistiré en que los estudios cuantitativos y cualitativos es una de las mejores formas de diseñar una estrategia electoral. Tan igual como realizan las grandes empresas mediante un estudio de mercado para decidir sus inversiones.

A juzgar por el resultado y estando a poco más de cinco semanas del proceso electoral, los partidos políticos que tienen una fuerte recordación simbólica o posicionamiento mayor al de sus competidores son; Acción Popular, Fuerza Popular, Partido Morado, Alianza Para el Progreso, Somos Perú y el Frente Amplio.

Pero lo curioso es que en ese mismo resultado, Acción Popular tiene mayor respaldo 28% en el segmento A y 14% en B, es actualmente, el partido con mayores posibilidades a nivel nacional y Lima. Sin embargo, el Perú es muy distinto a 1980 cuando ganó el ex presidente, Fernando Belaunde. Algo cambió en los peruanos, y no precisamente fue la preservación de discusiones ideológicas. El electorado se volvió mucho más pragmático a la hora de decidir su voto.

El fujimorismo, inclina en el otro extremo la balanza socioeconómica al mantener un fuerte respaldo en el D y E. Los otros partidos como el “Morado” se ubican más en el espectro del centro. Con lo que queda para el análisis, es que un paso en falso de Acción Popular y pueden terminar etiquetados como los dignos representantes de la “derecha peruana”, que poco o nada serviría para ganar posiciones con miras a las presidenciales del 2021.

Domingo, 22 de diciembre de 2019