Acaba de concluir el complicado proceso electoral en Estados Unidos. Más de 140 millones de norteamericanos decidieron elegir voluntariamente al presidente. Demócratas y Republicanos estuvieron en vilo durante varios días para saber quién sería el triunfador. Si Donald Trump estaba acostumbrado a ganar, esta vez fue derrotado por un veterano político como Joe Biden.

El proceso electoral resulta ser bastante complejo por la manera indirecta de elección presidencial. ¿Quién gana las elecciones? El ganador no es el que obtiene la mayor cantidad de votos. Tal como suele suceder en algunos países como Perú, donde en el año 2016, Pedro Pablo Kuczynski ganó la presidencia a Keiko Fujimori por poco más de 50 mil votos.

Para conseguir el triunfo presidencial en la tierra del “Tío Sam”, se requiere obtener más de la mitad de 538 colegios electorales en disputa. El que consigue 270 delegados es el que gana, y posteriormente se elegirá al presidente. Cada Estado territorial tiene un número de representantes electorales en proporción a la cantidad de su población. Norte América tiene más de 330 millones de habitantes. 

¿Qué lecciones nos deja la contienda electoral? Sin duda es el fortalecimiento de la democracia, en un país que permite la alternancia en el poder con reelección mediante el equilibrio de poderes desde el parlamento. El Senado estará en control de Republicanos y la Cámara de Diputados será controlado por Demócratas, con lo que, el control político estará garantizado y formará parte de su agenda política.  ¡En Perú, se acusó de tener un parlamento obstruccionista y al final se cerró!

Domingo, 8 de noviembre de 2020