Foto: RPP

La caída política del régimen fujimorista se produjo en el año 2000. Su líder, Alberto Fujimori renunció por fax al cargo de presidente constitucional del Perú y desde esos años, el fujimorismo ha logrado naufragar y sobrevivir a un escenario electoral muy cambiante. En la actualidad, controlan el Congreso de la República con 72 parlamentarios de 130, es todo un dolor de cabeza para el gobierno.

Sin embargo, cómo lograron sostener una maquinaria electoral y mantener vivo el espíritu fujimorista, más aun si ya no están en el poder con su máximo líder en la cárcel. Ningún ejército que deja de alimentar a sus tropas logra tener resistencia y por consiguiente el triunfo.

Un factor de conexión social que les permitió tener relativo éxito hasta ahora es que en su momento lograron diversificar la marca del apellido Fujimori. Algo que no pudieron hacer los familiares y seguidores del General Odría (Tarma), o si lo intentaron, lo hicieron mal.

Nadie adquiere el mismo producto luego de tener una experiencia, por lo general buscamos algo nuevo o diferente en el mercado y a eso le apostaron. Los fujimoristas pasaron desde Cambio 90, Nueva Mayoría, Sí Cumple (Vamos Vecino), y siguieron las alianzas electorales de Perú 2000 y Alianza por el Futuro a Fuerza Popular. No obstante, el eje político y comunicacional es el apellido y marca personal de su fundador. Ahora bien, con la aparición de un nuevo movimiento político denominado “Los Fujis” no es otra cosa que continuar con esa diversificación de marca. No creo que les pueda ir mal, ya tienen experiencia del trabajo en tierra.

Domingo, 18 de junio de 2017