Sí, efectivamente, parece un contraataque. Un grueso sector del sistema de medios de comunicación se vio perjudicada por la polémica “Ley Mulder”. Una de las consecuencias que afectará al sistema de medios será el déficit económico que afrontarán. ¿Cómo compensar esa disminución de ingresos? Algunos analistas opinan que la reducción variará entre 40% a 50% del monto total.

Al parecer, y cual enfrentamiento en una batalla, uno de los adversarios no desaprovechó la oportunidad para sacar toda su artillería pesada en contra de quienes están al frente de la línea de ataque. En tanto, como fueron los parlamentarios fujimoristas quienes respaldaron efusivamente la “Ley Mulder”, inevitablemente irán tras ellos. No les perdonarán ningún error.

El detonante es la propalación de audios que muestran la podredumbre del sistema judicial peruano, donde aparentemente no fue la doctrina del derecho que determinaba justicia, sino una cadena de favores que iban desde almuerzos, puestos de trabajo, entradas de fútbol, miles de dólares y demás favores. Y como no hay lonche gratis, presumiblemente los encargos tenían precio.

Estoy seguro que la tensión social entre los medios de comunicación y los representantes del Estado, no pararán fácilmente. Todavía hay heridas abiertas. Si hoy son los audios del Poder Judicial, después será otro tema e irán con la misma intensidad mediática. Sin embargo, ¿todos estos temas realmente le interesan a la población? No olvidemos, que esta población depende cada vez menos del Estado. Además, cada día son menos manipulables de políticos y medios de comunicación, aunque no se quiera comprender así. Esperemos que no se encienda la pradera.

Domingo, 15 de julio de 2018
Diario Correo – Huancayo