Foto: Diario 7 días

A estas alturas y a casi un mes del proceso electoral en la región Junín, los políticos que fracasaron ya deben estar identificando errores de su campaña. Muchos de ellos culparán a la contra campaña y otros al desagradecido electorado que no los eligió. Quizás algo de lo anterior tuvo fuerza detonante, pero creo que más fue responsabilidad de las pésimas decisiones que se tomaron para cumplir (si es que tuvieron) alguna estrategia.

Sin embargo, una vez más evidenciamos que millones de soles fueron al despeñadero en propaganda y todo tipo de publicidad (volantes, afiches, paneles y un largo etc.). Lo cual, demuestra que los políticos intentaban lograr incidencia política solo desde la esfera netamente publicitaria y perdieron. La política o acción política es el medio, no el fin para llegar a la gente.

Y otra vez, la correlación de dos variables (política – comunicación) aparecieron. ¿Se puede hacer política sin hacer comunicación? Sí. Porque de todas maneras ya se está comunicando aun sin hacer o decir nada. Pero qué sucede si solo se intenta emular hacer política desde la esfera publicitaria. Nada o muy poco. No tendrá la misma repercusión a nivel político.

Finalmente, “la política no es marketing, tienen que ver con valores, visiones de la vida, ilusiones y desvelos. Nos vuelve irracionales, incapaces de reconocer nuestros defectos y los méritos de los adversarios”. “Ninguna campaña publicitaria habría convencido a los seguidores de Abimael Guzmán a que dejaran las armas y se dedicaran a vender hamburguesas”. Jaime Duran Barba.

Domingo, 04 de noviembre de 2018
Diario Correo – Huancayo