panama-papers

Foto: Perú.com

Finalmente, se culmina hoy el proceso electoral y uno de los dos candidatos; Keiko Fujimori o Pedro Pablo Kuczynski se convertirá en el presidente de más de 30 millones de peruanos. Y al parecer, ambos proponen continuar con el mismo modelo económico. En lo político, existen dudas en uno más que en el otro.

¿Pero qué podría cambiar? Creo que para un amplio sector de la población, aparentemente el resultado electoral no afectará nada en su vida diaria. Y tal vez se equivocan, porque podríamos exigir más a la clase política para que esta pueda estar un paso adelante de las leyes y generar cambios estructurales en salud, educación, vivienda y empleabilidad.

No les falta razón, actualmente se depende cada vez menos del “Papá Estado”. El peruano de hoy, supo reinventarse a los años de violencia y crisis económica, forjó su propio empleo, con sus propios medios educa a sus hijos y temen por su seguridad. Ya casi desaparecieron las grandes centrales sindicales, salvo el SUTEP, CGTP o la CUT sobreviven. ¿Perdieron vigencia? Claro que no. Los gobiernos de turno los pusieron contra la pared para imponer sus políticas. Empero, tampoco evolucionaron.

En palabras del sociólogo, Hugo Neira, el electorado de hoy, proviene de un ciclo económico nuevo, del negocio propio y empleo precario. De 16 millones de peruanos en edad de trabajo (PEA), un poco más de cuatro millones tienen un empleo formal y, el cual, dentro de algunos años podrán gozar de algún tipo de pensión de jubilación, más no el resto. La juventud pasa rápido y la vejez es lenta. Ningún cheque en blanco, mientras no exista justicia social.

Domingo, 05 de junio de 2016