Hace algunos unos días, tuve la oportunidad de conversar con una amiga que se dedica al comercio y entre los temas que abordamos pregunté su opinión sobre el escándalo de los veinte mil dólares encontrados en los sanitarios de Palacio de Gobierno. Me llamó la atención su respuesta, porque según ella no había oído hablar de tal suceso, muy a pesar que la noticia ya había trascendido en medios de comunicación.

Según se informó, el dinero encontrado pertenecería al exsecretario general del Despacho Presidencial, Bruno Pacheco, y quien agobiado por las numerosas acusaciones y presión política renunció al cargo que ostentaba.

¿Por qué no todos los ciudadanos están informados inmediatamente sobre escándalos políticos? Lo más probable es que no todos están al día con las noticias que produce la política peruana, aunque luego se toma importancia cuando impacta en el costo de vida.

Es claro que no a todos les importa la política como les gustaría a los políticos. Además, el poco interés por la política es un tema recurrente en América Latina donde un reducido grupo o élite (Círculo rojo) de políticos, periodistas y otras personas respiran el día a día de los acontecimientos. El resto de la población tiene sus propias preocupaciones.

Es cierto que las redes sociales ayudan a viralizar contenidos de cualquier tema a través de “memes”, sin embargo, todo indica que no llega al total de la población. Debido a este factor es que muchos políticos toman decisiones equivocadas al creer que las redes sociales reemplazaron a la forma de hacer política.

La desaprobación presidencial va en aumento en 57% según Ipsos (15-11-2021). Si el gobierno no realiza un giro de timón por la gobernabilidad podría terminar muy mal. Por otro lado, la población debería tomar mayor conciencia del impacto que genera la política en su vida diaria.

Domingo, 28 de noviembre del 2021
Diario Correo – Huancayo