Resultado de imagen para acusados de corrupcion peru

Conforme va llegando los misiles a tierras firmes en la política, diversas son las tácticas que se utilizan y se seguirán utilizando como artillería de defensa y ataque. Los hay de los que sostienen que ahora sí se hará justicia, que finalmente llegó la hora para castigar a los que se aprovecharon de la voluntad popular.

Pero también están los que se consideran como acusados y cuyos argumentos son de persecución política de sus adversarios. Es posible, pero en realidad casi todo de lo que los hombres hacen tiene relación en el plano político. Incluso, ya el filósofo Aristóteles hablaba de que el ser humano es un animal político por naturaleza. Entonces, todo aquel que ingresa a política tiene que comprender qué significa hacer política y más aún cuáles serán las consecuencias por casi todos sus actos que hace o deja de hacer. ¡Por todo se les culpará!

En ambos extremos hay argumentos con contenido hiperemocional, es decir, son las emociones que confluyen de manera instintiva en cada proceso de defensa y ataque. ¿Y dónde queda lo racional? En algún lugar seguramente, pero su ausencia le hace poco aporte a la construcción de consensos que tanto requiere la política peruana.

Ataques con contenido biliar no ayudan, lo único que hacen es desmantelar institucionalidad política que también requerimos (no digo impunidad y caiga quien caiga). Pero ese cuento de que todos son malos, menos yo, ya lo oímos hace algunos años y cada vez terminamos peor de lo que estábamos. ¡Cuidado, hay hartazgo en la calle con tanta agenda incendiaria.

Domingo, 18 de noviembre de 2018
Diario Correo – Huancayo