Al momento de escribir estas líneas,  en el Perú, el gobierno había anunciado que se incrementó considerablemente a 6848 infectados y 181 fallecidos a causa del coronavirus.

Muy a pesar que vivimos con algunas libertades restringidas, las cifras no parecen ser muy alentadoras; aunque el gobierno insiste en que todo está dentro de lo previsto. Esperemos que así sea.

Naturalmente, no a todos puede alcanzar los alimentos y tampoco el dinero ahorrado para demasiados días.

Veo en los peruanos, la impaciencia por salir a trabajar. El trabajo propio fue y será el motor para salir adelante y que dignificó sus vidas. Pero, por un lado, están los que con un trabajo seguro pueden ir y comprar para toda una semana a más; pero en el otro extremo están los que tienen que estirar el poco presupuesto para alimentar a sus familias.

Es muy probable que el gobierno ya está evaluando cuáles serán las políticas públicas de salubridad y también económicas para cuando la “cuarentena” culmine este 26 de abril. ¡Eso esperamos! Admito que muchos creíamos que la cifra disminuiría con el pasar de los días, pero tal parece que será todo lo contrario y aumentará la incertidumbre.

Sin embargo, creo que no podemos ocultarnos todo el tiempo del coronavirus. Tenemos que volver progresivamente a nuestras actividades habituales, eso sí, tomando las precauciones sanitarias. No veo otra salida. De lo contrario, los problemas económicos y sociales podrían ser aún más catastróficos para nuestra tranquilidad. ¡Sin dinero y sin salud! Dios nos acompañe.

Domingo, 12 de abril de 2020