foto_fusion
Con notoria curiosidad un amigo me pregunta opinión para ayudarlo a identificar quienes serán los próximos actores políticos en nuestra región Junín, claro, con miras a los procesos electorales regionales y locales del 2018. No es que falta mucho, es poco para algunos desconocidos que se aventurarán a postular para a algún cargo público a última hora.

Sí. Aventureros de la política que si ganan, terminan su gestión sin pena ni gloria y que nadie los recuerda. Pero si fracasan (lo que es más previsible), deambulan electoralmente hasta subirse a alguna combi electoral y otra vez prueban suerte (perseverancia llaman algunos, yo lo denomino insensatez).

A la inquietud de nuestro amigo, respondo. Las candidaturas pintorescas, con aire a tener imagen de ser un bribón de la política, que se ría ante los insultos y denuncias de cualquier índole, es quizás, lo que el electorado busca en estos días. No busca al político de corbata y que se suba a una tarima para dar discursos de realidad nacional. No olvidemos al electorado de Acuña y lo que él representaba como propuesta política. Más cerca de nosotros, está el gobernador regional de Junín y lo que él representa electoralmente.

Empero, en nuestra región tuvimos un presidente regional (Vladimir Cerrón) con marcada línea ideológica de izquierda y casi vuelve a ser gobernante en la segunda vuelta del 2014. Y ahora bien, en el proceso electoral de las presidenciales de este año, para la primera vuelta en Junín, Verónika Mendoza obtuvo una importante votación (22%). En consecuencia, creo que en la región Junín aún se respira un anhelo ideológico de centro izquierda.

Lunes, 27 de junio de 2016.