Imagen relacionada

Dentro de unos días habrá un nuevo referéndum. Una práctica plebiscitaria que impulsa decididamente el gobierno pero que francamente la gente no sabe a ciencia cierta cuál de las opciones elegir. ¿Ganará el sí o el no? Pero sin duda, hay una intencionalidad política encubierta para no volver a ver a los actuales parlamentarios. Y todo eso como si la novedad en política es la solución a los graves problemas de institucionalidad que tiene el Perú.

Pero veamos, a caso la población estará preparada políticamente para discernir racionalmente lo que impulsa el gobierno con el referéndum. ¡Yo creo que no! El voto obligatorio, altera resultados electorales cuando debería ser un acto voluntario, y es más, solo deberían votar los ciudadanos más informados para tener autoridades con mayor legitimidad y así evitar a políticos que llegan a ocupar cargos por casualidades del destino.

Aquí, lo que algunos intelectuales consideraban sobre los reflejos políticos de la población. Mao Tsetung, “quien no ha investigado no tiene derecho a opinar”. Joseph Schumpeter (1863 – 1960), “…apenas entra en el campo político, el típico ciudadano se precipita a un nivel más bajo en el rendimiento mental (…), se reconvierte en primitivo”.

Rosenau (1961), “en las raras ocasiones en que se despierta de una siesta, el público masivo es impulsivo, inestable, no razona, es impredecible, capaz de cambiar súbitamente de dirección o de querer ir en direcciones contradictorias al mismo tiempo”.

No sé para qué se consulta de algunos temas a la población cuando en realidad o no les interesa o no están muy bien informados pero que de todas maneras igual tendrán que ir a las urnas.

Domingo, 02 de diciembre de 2018
Diario Correo – Huancayo