Con el pasar de las semanas, los electores peruanos comienzan a sincerar sus preferencias entre Pedro Castillo y Keiko Fujimori. Según los últimos sondeos de opinión, la ventaja por más de 10 puntos que tenía el candidato de Perú Libre sobre la candidata del fujimorismo parece que se irá reduciendo en una clara línea de tendencia.

Es muy probable, que en las próximas semanas la distancia se acorte aún más. ¿A qué se debe? Básicamente, son las indefiniciones políticas que Pedro Castillo demuestra en cada mitin o en declaraciones a la prensa. Dijo por ejemplo que cerraría diferentes instituciones entre ellas el Tribunal Constitucional y la Defensoría del Pueblo, pero luego negó lo dicho. No obstante, olvida que en tiempos de redes sociales todo queda registrado.

Por otro lado, en un intento por darle otro carisma a la izquierda peruana se acaba de firmar una alianza política entre Verónica Mendoza y Pedro Castillo. Del lado del fujimorismo también aparecieron las voces de apoyo: primero fue el PPC, Hernando de Soto y César Acuña que se sumaron a la coalición política.

¿Es favorable una alianza electoral? Creo que no. Porque debido a la fragmentación política, varios candidatos se dijeron de todo en la primera vuelta para luego de la derrota aparecer como si nada hubiera ocurrido. Un tema distinto es tener un apoyo personal desde un inicio, pero realizar shows mediáticos para anunciar una alianza electoral puede ser percibido como oportunismo político que no sumará votos. ¡El electorado tiene más sentido común que los políticos! En Perú, hay muchos ejemplos de lo mal que resultó una alianza electoral.

Domingo, 9 de mayo de 2021
Diario Correo – Huancayo