Si algún sector extremista creía que podía sacar ventaja de los últimos acontecimientos políticos de nuestro país, claramente que se equivocaron. A lo largo de nuestra historia republicana, uno de los túneles oscuros que aparentemente no tenía salida es la amenaza de la vuelta de las dictaduras militares o de otro tipo. Las mismas que terminaron en endeudamientos económicos para culpar luego a la democracia post dictadura.

Con los defectos y debilidades de nuestro sistema democrático, por si sola encontró una salida constitucional mediante el cual, el entonces vicepresidente, Martín Vizcarra asumió todas las prerrogativas como presidente constitucional del Perú. Sin embargo, se reconoce y exige a diversos frentes políticos para llevar la fiesta en paz. No les queda de otra. Necesitamos un nuevo comienzo para volver al camino de crecimiento económico y desarrollo que el último lustro prometía. ¡Si se puede!

En el fútbol. Si en algún momento se le acusó a la selección peruana de fútbol por su falta de competitividad, nos dio como respuesta su regreso al mundial después de 35 años. Y como no podía ser de otra manera, el mismo día que juramentaba un nuevo presidente, el aficionado peruano recibió como regalo un triunfo ante la respetable selección de Croacia en su camino de preparación mundialista.

Sin duda, toda crisis tiene un detonante, desarrollo y un declive, pero el asunto es identificar a tiempo las causas, analizar el problema y desde ahí proyectar la contención para jugar en equipo, tal como hacen los jugadores en el fútbol. ¡Si se puede!

Domingo, 25 de marzo de 2018