De confirmarse la tendencia electoral de las últimas semanas, Acción Popular, el Fujimorismo y Alianza Para el Progreso volverán a tener presencia en el próximo parlamento. El partido Morado, Somos Perú, el APRA, Frente Amplio, entre otros, también obtendrán representación. Pero no habrá una marcada bancada parlamentaria que respalde al gobierno o que se oponga a todo.

La nueva conformación política no será de agrado del gobierno, porque esos partidos nunca no fueron caja de resonancia del Ejecutivo. Fueron todo lo contrario. Algunos movimientos políticos nuevos, también obtendrán espacio pero su proceso de aprendizaje todavía tomará algún tiempo. Habrá nuevos rostros, pero en pocas semanas volverán a ser etiquetados como el peor de los Congresos, porque entre otras cosas, no cumplirán con sus promesas.

La población, en su momento, aplaudió la disolución del Congreso auspiciada desde el gobierno y un “sistema de medios”, que ya había sido herido por la “Ley Mulder”, cuyo principal “misil” fue reducir la inversión publicitaria desde el Estado. El atrevimiento resultó caro para los políticos, el gobierno se hizo aliado del “sistema de medios” y disolvió el parlamento.

El día de hoy, se elegirá a nuevos representantes. Lo bueno es que permitió visibilizar a muchos jóvenes que se atrevieron a mirar en la ventana de la política e intentaron ingresar a ella. No deberían desanimarse, independientemente del color político o extremo ideológico que representan, la personalidad política se construye con el tiempo. No acaba en un proceso electoral. Al contrario, es el comienzo.

Domingo, 26 de enero de 2020