Tal parece que el déficit político que dilapidó al presidente, Pedro Pablo Kuczynski donde prácticamente estuvo obligado a renunciar y debido a su nulo interés por construir consensos traerá más de una secuela de ingobernabilidad en el interior del país. Y la provincia de Huancayo no será la excepción.

Lo que sucede es que muchos políticos al lograr un triunfo electoral, olvidan o desconocen que la política es un proceso, continuo y variable. Lo que hoy haces, mañana se verá con valoración en los resultados. Creo que es como todo en el devenir de nuestra vida. Para cosechar, hay que sembrar, y que mejor si hay buena semilla y un buen terreno y clima.

Tenemos que comprender la naturaleza social que toda acción política provoca, en suma es un ejercicio de acción y reacción. No comprender esa dimensión, implicaría dejar la puerta abierta para que los adversarios capitalicen territorios descuidados. Esa conquista de percepciones que se produce en la mente humana, a menudo se hace de modo involuntario, precario y poco gestionada.

Como en el caso del alcalde de Huancayo, Alcides Chamorro que parece tener la misma suerte política al igual que PPK, recientemente perdió el apoyo de casi todos los regidores (incluido su bancada). ¿Qué sucedió? ¿Cuándo se fueron? Quizás nunca estuvieron con él. Sin embargo, su capital político desvanece, sus pocas obras hablan por él. En clara afrenta, la mayoría de regidores votaron en contra para financiar una obra pública muy necesaria (Corredor Víal en El Tambo). ¿El argumento en contra? La incapacidad para hacer buenas obras y ya mejor que lo haga el próximo gobernante. La lección; la política es el arte de construir consensos.

Domingo, 01 de abril de 2018