Ahora resulta que en una difícil comprensión de forma y fondo político, la izquierda peruana sale con el discurso de que la cuestión de confianza otorgada al gobierno no debió darse. ¿Total? Que hubiera sido mejor disolver el actual parlamento para convocar a nuevas elecciones y tener nuevos representantes. Claro, anhelaban cambiar la correlación de fuerzas políticas en el Congreso. Ya están en el Poder Judicial y algún sector de la prensa.

Pero lo que me resulta más curioso es oír declaraciones de representantes políticos de partidos como el APRA, Acción Popular y algunos del PPC que le hacen el juego a las viejas tácticas políticas de un sector de la izquierda comunista peruana que es; “agudizar las contradicciones” para subirse a esa marea política.

Quizás se puede comprender la impericia política de políticos que representan a movimientos independientes. Porque a partir de ahora tendrán que preocuparse por organizar y movilizar sus organizaciones políticas para ir a las internas.

Las viejas tácticas de la izquierda comunista es ya conocida. Aparecen en diferentes movimientos políticos, supuestamente buscando alguna reivindicación social. Se irrogan defender la patria por temas antimineros. Si años atrás fue el estatismo, ahora son temas de medio ambiente. Más tarde, aparecen liderando frentes de defensa regional u otras organizaciones de fachada para luego reaparecer en tiempo electoral. Ganan elecciones y se juntan con sus parientes ideológicos.

Domingo, 09 de junio de 2019