escandalo-de-corrupcion-en-brasil-2187276w620
“Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia”. Y al parecer, lo que recientemente sucedió en Brasil no dista mucho de lo que se ve en “House of cards”. Una serie por internet de contenido político que trata de intrigas y manipulaciones por el poder en EE.UU.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, fue suspendida a 180 días por el senado de su país (impeachment) en lo que se denomina un juicio político. En tanto, como está previsto en la constitución, asume las funciones de presidente el vicepresidente, Michel Temer. Alguien que fue acusado por la propia presidenta de “conspirador” y “golpista”.

En la serie, “House of cards” de Netflix, el protagonista Frank Underwood, conspira y se vale de intrigas y manipulaciones para conseguir poder político. Él conspiró para forzar a ser elegido de legislador a vicepresidente, para luego asumir la presidencia interina de los Estados Unidos. Ello, a consecuencia de la forzada dimisión del presidente, Garrett Walker, ante la embestida de un juicio político por conflicto de intereses.

Los productores sostuvieron que; “Hay cosas que nunca pasarán en el mundo real, pero uno nunca sabe. La realidad es nuestra mejor competencia”. Y al parecer, pueden tener razón, en la complejidad de la vida política, uno nunca sabe en qué devendrá. Y quizás, tal como dice en la serie, Frank Underwood; “Un león no pide permiso para comerse un cebra. Los leones no hablan y las cebras no escuchan”, “…. En la cadena alimenticia, solo hay una regla: cazar o ser cazado”. ¿En qué terminará la actual coyuntura política de Brasil? En política, puede ser oportuno y productivo aprender de los errores de la historia.

Domingo, 15 de mayo de 2016