uber
Se veía venir. Uber, la empresa de capitales norteamericanos con su innovador sistema de solicitud de taxi por internet hace su ingreso al libre y emergente mercado peruano. Pero no todos están contentos, ya en Lima aparecieron las primeras protestas en su contra tal como ocurrió en otras ciudades del mundo.

“El desarrollo de nuevas tecnologías va un paso adelante de las leyes”, aseguran los directivos de Uber para definir su éxito en más de 75 países. Su servicio hace uso de la tecnología a través de una aplicación (APP) que permite tener una interacción entre conductores y usuarios. Y sobre todo, los millones de clientes valoran el tiempo de espera, calidad de servicio y seguridad al momento de abordar un taxi. Quizás algo muy diferente en tiempos de inseguridad generalizada como hoy en día.

Para algunos especialistas en transporte, el servicio de taxi tradicional en el Perú es uno de los negocios más informales. En tanto, miles de taxis circulan diariamente para conseguir algún servicio; lo cual genera tráfico vehicular, gasto innecesario de combustible y miles de horas de trabajo irrecuperables.

En cierta manera, ahí donde hay informalidad e ineficacia del Estado existe una oportunidad para desarrollar mercados y por ende crear nuevas formas de trabajo en base a la tecnología. A nuestros amigos taxistas les queda cambiar de actitud e innovar o desaparecerán del mercado. Va lo mismo para otras ocupaciones y profesiones.

Domingo, 19 de setiembre de 2016
Diario Correo