Es mi tercera columna de opinión consecutiva en donde inevitablemente tenemos que continuar hablando de fútbol. Los peruanos también estamos en “modo fútbol”.

Argentina quedó eliminada y Uruguay pasa a cuartos de final. El análisis demuestra una vez más que el fútbol es una definición y conjunción de estrategia y tácticas que tienen una fuerte correlación de variables para quien lo ejecute correctamente. Hoy en día, se deja poco espacio para la improvisación o la suerte.

Ahora bien, la información es poder. Tal como lo sabe un empresario que lleva a su empresa al éxito comercial. En el caso del fútbol, los sistemas de información son muy importantes para tomar decisiones y no por algo el seleccionador Uruguayo, Oscar Tabárez utiliza desde hace varios años un software (Kizinari) para obtener información del rendimiento deportivo de sus jugadores y del equipo contrario. Es más, sus asistentes le entregan estadísticas específicas de cómo va el nivel de juego en cada momento.

Sin embargo, ese mismo software utiliza Sampaoli. Quizás, por eso se entiende la exponencial carrera como entrenador desde el Aurich, Boys, Bolognesi en Perú. En Chile con el O’Higgins y la Universidad de Chile para luego dirigir a la selección nacional con quienes ganaron la Copa América 2015. Desde hace un año está al frente de la selección Argentina.

Entonces, ¿qué le falló con Argentina? ¿Falló la estrategia o la táctica o? ¿Quizás los jugadores que nunca comprendieron el esquema de juego? Las interrogantes confirman que el talento humano (físico y psicológico) es una variable fundamental en toda estrategia de fútbol que apuesta a ganador.

Domingo, 01 de julio de 2018
Diario Correo – Huancayo