plan_navidad3_211211
¿Cuál podría ser la relación que existe entre viajar de manera segura y la calidad de servicio que brinda un bus de transporte interprovincial? Sin temor a equivoco, creo que la gran mayoría que vivimos en la región central del país podemos recordar alguna desagradable experiencia de viaje, probablemente y gracias a Dios sin desenlace fatal.

Pero que podría tener en común el desinterés por brindar un buen servicio y el grado de seguridad que deberíamos exigir. Según reportes del Ministerio de Transportes y Comunicaciones entre el año 2010 y 2014 las empresas de transporte interprovincial que más accidentes de tránsito registran en la carretera central son exactamente las mismas que tienen desinterés por brindar un buen servicio.

Es indispensable exigir que los conductores sean altamente capacitados y se tengan respeto absoluto a sus horas de manejo, pues también en dichos reportes se evidencia que la mayor frecuencia de accidentes se da entre cuatro y seis de la mañana.

No podría estar demás la exigencia que el bus tenga aire acondicionado, música que no sea estridente, películas sin contenido violento, almohadillas y colchas para descansar o luces individuales para el que tenga necesidad de leer. Se trata de tener un viaje placentero y seguro.

Seguramente al momento de realizar un viaje interprovincial miramos nuestra economía, optar por viajar en empresas que reducen sus precios de acuerdo a la oferta y demanda tiene su riesgo, pero estoy convencido que a medida que se desarrolle el mercado de transporte, la exigencia de calidad y seguridad definirá el éxito o fracaso de muchas empresas.

Domingo, 01 de febrero de 2015