Como todo ya estaba previsto el fujimorismo dio una muestra de lo aplastante que es y que será desde el parlamento. Sin lugar a dudas,  nos guste o no tienen mayoría parlamentaria (72 de 130 congresistas). Vivimos en democracia y tenemos que respetar con tolerancia al electorado que expresó su voluntad a través de las urnas. El peligro, es que pueden hacer lo que les da la gana si es que se encaprichan. No olvidemos que gran parte de la población simpatiza con el autoritarismo de antaño y orden con autoridad van de la mano.

En ese sentido, luego de la ya cantada censura al Ministro de Educación,  el diálogo que sostendrán en breve el presidente, Pedro Pablo Kuczynski con Keiko Fujimori, a parte de servir de material para los medios de comunicación, debería centrarse en la elaboración de una agenda concreta de gobernabilidad que se traduzca en medidas legislativas. Es así como se deberia voltear la página al distanciamiento y enfrentamiento preventivo que acaba de suceder.

Ante una embestida política la respuesta también debe ser política (y no técnica). Plantear una agenda concreta en temas de orden estructural de políticas de estado como; educación, salud, seguridad, entre otros temas será de suma importancia para el ciudadano de a pie, y eso es lo menos que podemos pedir a los PPkausas y al fujimorismo, que sin duda, tendría que ser un intento para recuperar el tiempo perdido que el humalismo nos dejó.

Domingo, 18 de diciembre de 2016